La danza de los tulipanes – Ibon Martín

La danza de los tulipanes – Ibon Martín

Ibon Martín (Donostia, 1976) empezó escribiendo literatura de viajes y continuó deleitándonos con su primera novela negra ‘El valle sin nombre’. Fue seguida por los cuatro libros inspirados en el thriller nórdico, los cuales componen ‘Los crímenes del faro’. El paisaje continúa muy presente en la narración y nos lo muestra en ‘La danza de los tulipanes’ con sus espléndidas descripciones de Urdaibai, un espacio natural ubicado en el corazón de Bizkaia.

EL PUNTO DE PARTIDA

El autor, Ibon Martín, nos traslada la ría de Urdaibai, un paisaje seductor magníficamente descrito en ‘La danza de los tulipanes’. Es en Gernika donde se desencadenan una serie de crímenes, empezando por el de la periodista y locutora más famosa de Radio Gernika. Natalia Etxano permanece atada a las vías del tren esperando una muerte brutal e impactante que llegará a manos de su propio marido, el conductor del tren. ¿Casualidad? ¿Crimen pasional? Además, ese trágico suceso se verá transmitido a través de Facebook. Por tanto será visualizado por miles de internautas.

Hasta el lugar se trasladará Ane Cestero, ertzaina (miembro de la policía vasca), la cual formará equipo con Julia Lizardi, una agente de Gernika. Ambas mujeres serán dos de las protagonistas más importantes de la novela. Otros personajes que podremos encontrar son Aitor Goenaga y Txema Martínez.  Dos agentes de Bizkaia y dos de Gipuzkoa serán los encargados de capturar al asesino.

EL TULIPÁN, LA FLOR DEL ASESINO

«Podría pasarse horas contemplando sus tulipanes. Su danza al son de la corriente de aire le resulta hipnótica, tan delicada y tan orgullosa al mismo tiempo… ¿Y ese aroma dulzón que despiden y que se suma a los olores acres de la turba húmeda que les sirve de cama? Es una fusión sencillamente embriagadora. Aunque lo mejor es el color, un rojo de tal intensidad que cualquiera diría que los pétalos están regados con sangre».

Aunque los crímenes sean diferentes en cuanto a puesta en escena y características, además de que las víctimas no tienen una aparente relación en común, hay algo que las une. Un tulipán fresco recién tallado se encuentra acompañando a cada uno de los cadáveres. La firma del asesino.

En ‘La danza de los tulipanes’ el asesino utiliza como símbolo que lo personaliza la flor del tulipán. Unos tulipanes muy especiales, ya que han sido cultivados por él mismo hasta conseguir que florecieran.

LA DANZA

Ibon Martín consigue adentrarnos en una historia de crímenes desde un punto de vista diferente, porque el hermoso paisaje presenta una contraposición perfecta con la brutalidad de los asesinatos. Las descripciones en ‘La danza de los tulipanes’ son excelentes, satisfactorias y llenan la historia de belleza. Con la resolución del caso no ha llegado a sorprenderme. Lo esperaba. Me apetecía encontrarme con unos motivos para el asesinato más turbios y siniestros. Me produjo la sensación de no aportarme nada novedoso.

El escritor nos adentra de lleno en un territorio precioso, al menos para mí desconocido y que consigue dejarme con muchísimas ganas de acudir en mi próximo viaje. La ruta turística perfecta visitando el municipio de Gernika y los lugares más emblemáticos de Urdaibai; San Juan de Gaztelugatxe, Cabo Ogoño, Bosque de Oma, Mundaka o Las Marismas.

Blai Garrigues

Título: La danza de los tulipanes
Autor: Ibon Martín
Editorial: Plaza & Janés
Páginas: 496
Fecha de publicación: septiembre 2019

Disponible en SomNegra

 

 

No hay comentarios

Deja tu comentario