La ciudad que nos unió – N. K. Jemisin

La ciudad que nos unióLa autora que amenaza con convertirse en una de las mejores en su género, N. K. Jemisin (Iowa, 1972), regresa con una nueva trilogía cuya primera entrega es La ciudad que nos unió, una mezcla de fantasía urbana, tradiciones, magia y, como viene siendo habitual en sus libros, mucha carga reivindicativa.

New York, New York

La Gran Manzana es la protagonista absoluta de esta novela, a quien Jemisin personifica a través de seis avatares que se corresponden con cada uno de sus cinco distritos (Manhattan, Bronx, Brooklyn, Staten Island y Queens) más otro que los aúna a todos.

En el momento en el que arranca la acción, Nueva York nace como ciudad. Ya son muchas las que lo han hecho, y otras que se han quedado por el camino, como la Atlántida, Sodoma y Gomorra, etc. Durante el nacimiento es cuando más indefensas se encuentran las urbes, momento en el que pueden ser atacadas por un enemigo que es tan antiguo como ellas mismas. Por ello, sus avatares tienen que reunirse lo más rápido posible para protegerla y así poder sobrevivir, tanto ella como sus habitantes.

Un gran homenaje

Todo el libro es un tributo a esta capital multicultural y multirracial. Sus avatares son personas que los representan tanto cultural como étnicamente hablando; así tenemos desde la rapera negra a la blanca republicana, pasando por una india americana, otra asiática y un personaje de raza indefinida.

La ciudad que nos unió nos enseña cómo Nueva York acoge a todo el mundo en sus calles, todos tienen cabida allí. Un lugar en el que se respira arte en cada una de sus esquinas. Pero esto no la exime de la existencia de la xenofobia, los prejuicios, la intolerancia…

De lo mejor en fantasía

Narrativamente hablando, es un lujo leer a Jemisin gracias a la traducción de David Tejera que, como siempre, ha hecho un gran trabajo, ya que su fantasía está poblada de palabras nuevas, inventadas, para dotar de identidad sus historias y que el lector pueda hacerse una idea (lo más clara posible) de lo que la autora nos quiere transmitir.

La ciudad que nos unió tiene buen ritmo, con varios momentos de tensión en los que nuestra adrenalina irá ascendiendo para terminar con un final que, quizá, no es tan espectacular como el camino que hemos recorrido hasta llegar a él. Esta conclusión deja cerrados casi todos los frentes abiertos, lo que nos hace pensar que las próximas entregas pueden estar destinadas a la creación de otras ciudades… o no, porque con esta mujer nada se puede suponer y, como he dicho un par de líneas más arriba, hay un «casi» de por medio que le puede dar pie a tirar de ese hilo para hilvanar el argumento del segundo volumen.

Lo más destacable de este primer libro han sido los personajes. Quienes conozcan un poco Nueva York y su historia, serán conscientes del magnífico trabajo que ha hecho Jemisin a la hora de dar vida mediante estas personas a los diferentes distritos, que los hacen perfectamente identificables.

Tras la gran acogida, tanto de público como de crítica, de «La tierra fragmentada», la escritora americana dejó el listón muy, muy alto, pero esta nueva novela nos hace ver que ese éxito no fue producto de la casualidad y que estamos ante una autora que se está consolidando como una de las reinas del género.

 

Marta Pérez

Título original: The City we Became
Título: La ciudad que nos unió
Trilogía: La ciudad 1
Autora: N. K. Jemisin
Traducción: David Tejera Expósito
Editorial: NOVA
Páginas: 464
Fecha de publicación: junio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario