La ciudad de las almas tristes – Javier Márquez Sánchez

Laciudad de las almas tristes

Han pasado ya 35 años de mi primera y única visita a Sevilla. Era todavía un jovenzuelo que apenas había salido de su pueblo y quedé deslumbrado por su luz, sus callejuelas, sus monumentos y su imponente Guadalquivir. Me prometí volver algún día para disfrutarla con más calma, pero hasta la fecha no ha podido ser. Así que cuando vi que el periodista y escritor Javier Márquez Sánchez (Sevilla, 1978) publicaba La ciudad de las almas tristes, novela negra que transcurre en la capital andaluza, me lancé de cabeza a por ella. Puedo decir que, aunque sea virtualmente, he vuelto a Sevilla de la mano de Márquez y de Ballesteros, su maltrecho periodista en el exilio.

Volver con la frente marchita

Abandonar tu ciudad, tu familia, tus amigos y tus lugares favoritos es muy duro cuando son las circunstancias las que te obligan. Tampoco es sencillo volver cuando has dejado atrás tantas heridas abiertas. Al menos eso es lo que debe sentir José Luis Ballesteros, un periodista sevillano que a causa de una investigación que pisó los callos a gente muy poderosa, tuvo que exiliarse en Madrid.
Tras siete años ejerciendo de investigador junto a su socio Chano Ribeiro, Ballesteros recibe un encargo por el cual debe regresar a Sevilla. Allí espera comprobar si las intenciones del empresario Gallardo Carrión para con su cliente son honestas o lo quiere embaucar.

Semana de Pasión

Es el lunes previo a la Semana Santa cuando Ballesteros pisa de nuevo las calles sevillanas. Por ellas espera y teme encontrarse con Elena, la mujer que nunca ha dejado de amar, a su hermano al que traicionó y a varios compañeros y amigos periodistas. Tampoco se han olvidado de él antiguos y peligrosos enemigos. Tirando de un hilo que debiera ser un mero trámite, el ovillo se va enredando y volviéndose muy arriesgado, tanto para él como para todos los que le rodean. Como Gary Cooper en Solo ante el peligro, nuestro protagonista se enfrenta a una trama en la que políticos, empresas y mafia internacional andan juntos y revueltos. Una ciudad que bulle en la antesala de su semana más importante es testigo y protagonista de una historia en la que, en demasiadas ocasiones, Ballesteros se siente más marioneta que actor principal. 

La ciudad de la alegre tristeza

Si algo caracteriza al género negro, es su fusión con la realidad. Aquí está tan cercana que a ratos parece que estuviésemos leyendo un periódico o escuchando las noticias. No solo descubriremos una Sevilla auténtica, con sus luces y sus sombras; la corrupción que impregna toda la historia solo es soportable por la fuerza de la costumbre.
Javier Márquez no descubre nada nuevo, “este mundo está hecho a la medida de los hijos de la gran puta”, pero lo hace con pulso firme y una forma de narrar que recuerda a los clásicos del noir. Diálogos rápidos y mordaces que despellejan la realidad de un país en el cual la delincuencia viste de Armani.
Me ha resultado especialmente interesante el protagonismo del periodismo en la novela. Será porque tengo amigos en el gremio o porque cada día me cabrea más su papel en esta opereta que soportamos. La verdad tiene un precio y no son muchos los que están dispuestos a pagarlo.
Adéntrate sin miedo en esta maraña criminal. Intrincada como las callejuelas sevillanas en las que no faltan la buena música y los tugurios, donde las almas tristes toman el último trago.
Necesitarás un poco de suerte para salir ileso.

«Y en Sevilla, para tener suerte hay que saber llevar el compás.»

José Antonio Algarra

Título: La ciudad de las almas tristes
Autor: Javier Márquez Sánchez
Editorial: Almuzara
Páginas: 368
Fecha de publicación: marzo 2021

2 Comentarios
  • Buhoevanescente
    Publicado a las 05:30h, 02 mayo Responder

    Me parece muy interesante y me gustaría leerlo no sólo porque me gusta el género sino sólo por el título.
    Gracias por la reseña.saludosbuhos! !

  • José Antonio Algarra
    Publicado a las 08:53h, 02 mayo Responder

    Gracias a ti por comentar. Si la lees ya me dirás que te ha parecido. Salud!!

Deja tu comentario