La ciudad de la furia – Ernesto Mallo

la ciudad de la furia

Ernesto Mallo (Argentina, 1948), vuelve con una novela negra titulada La ciudad de la furia en la que nos presenta un Buenos Aires distópico lleno de «rencor concentrado, de deseos de venganza» tomándole el relevo a la canción homónima de Gustavo Cerati.

“Con la luz del sol/ Se derriten mis alas/ Solo encuentro en la oscuridad/ Lo que me une/ Con la ciudad de la furia” Gustavo Cerati.

La canción del cantante y compositor argentino fue escrita en 1988, al comienzo de la situación de hiperinflación que provocó caos, saqueos, inseguridad ciudadana y radicalismo ideológico en el país austral. En sus letras nos habla de una ciudad oscura y vulnerable y del mito de Ícaro: aquel joven ambicioso que quemó sus alas por querer volar demasiado alto. Con estos ingredientes Mallo recibe el testigo de Cerati y construye su novela.

BUENOS AIRES ESTÁ FURIOSA

El crimen del hijo de un millonario hombre de negocios en uno de los barrios más degradados de Buenos Aires es el punto de partida de este thriller policiaco y la oportunidad para que el autor, desde un principio, asiente uno de los pilares sobre el que descansa la novela: la radical desigualdad que se vive en la ciudad; la ciudad de los ricos frente a la ciudad de los pobres. Dos bloques llamados a enfrentarse.

«Ahora se enfrentan los criminales de las corporaciones contra los criminales sociales»

Todo esto sucede en una metrópoli que, además, ha sido social y económicamente devastada tras una pandemia. Si bien esta se intuye  sanitariamente superada, ha sido la excusa para recortar las libertades sociales de los ciudadanos, que se encuentran cada vez más controlados por la fuerzas de seguridad del estado, en vías de militarización. A esto hay que añadir la fuerte recesión económica, otra más en la historia de la ciudad. Las grandes corporaciones se sirven de la situación para, a través de los instrumentos estatales, hacerse con el monopolio del poder. La atmósfera es intensa, asfixiante, agresiva, de «silencio sísmico» —como la describe Mallo— esperando el estallido definitivo en una sociedad que ha perdido la esperanza y que recurre al odio como acción desesperada. La ciudad palpita violencia.

«Los hostigamos con el recorte de derechos y libertades, con la falta de trabajo y dinero. Con la ayuda de los medios capitalizamos el descontento; con los jueces, paralizamos sus iniciativas; con la banca, secamos la plaza».

LA CIUDAD GRITA

Ernesto Mallo, una vez más, se sirve de la novela negra para poner el foco sobre los aspectos más oscuros de nuestra sociedad y sobre las debilidades humanas. La corrupción aparece a la vuelta de cada esquina y ni siquiera los personajes principales encargados de la investigación, el fiscal Saralegui o su custodio el inspector Capitán, nos resultan gente de fiar. Porque en una ciudad en la que el crimen parece ser el único medio de subsistencia, hay que saber donde depositar lealtades, porque nada es lo que parece.

«Ellos abandonan a sus miembros menos afortunados, nosotros los protegemos. Si tienen problemas de salud, les damos un médico, si van a la cárcel, les ponemos abogados y sostenemos a su familia. ¿Qué hacen ellos por los desvalidos? Nada, los dejan morir en la calle o los asesinan en los calabozos».

Pero si de personajes hablamos, es a Buenos Aires a quien debemos darle el papel principal. Su presencia es constante. La acción transcurre a ritmo vertiginoso, salvo cuando la ciudad se empeña en ponernos la zancadilla imponiéndose a través de manifestaciones, largas distancias, accesos cortados o turbas de gente alzando la voz. La ciudad grita.

 

Noemi Filgueira

Título: La ciudad de la furia
Autor: Ernesto Mallo
Editorial: Ediciones Siruela
Páginas: 252
Fecha de publicación: enero 2021

2 Comentarios
  • Ernesto Mallo
    Publicado a las 08:03h, 05 marzo

    La reseña refleja exactamente lo que quise decir con esta novela. Al náufrago le complace comprobar que el mensaje llegó a destino. Muchas gracias.

  • Noemi Filgueira
    Publicado a las 08:27h, 05 marzo

    Muchas gracias por el comentario y por la novela. Realmente he disfrutado mucho de su lectura y haber acertado con el mensaje otro motivo más de satisfacción 🙂