La chica de Kyushu – Seicho Matsumoto

La chica de Kyushu

Kiriko Yaganida emprende un largo viaje hasta Tokio con la esperanza de encontrar la salvación para su hermano Masao. Este ha sido acusado injustamente, según su versión, del asesinato de una anciana y confía en que el prestigioso abogado, Kinzo Otsuka, pueda demostrar su inocencia. Seicho Matsumoto (Kitakyushu, 1909 – Tokio, 1992) describe en La chica de Kyushu la resolución de este singular caso.

Otsuka es la última esperanza de Kiriko. Todos los indicios que tiene la policía señalan a su hermano como el autor del crimen. Sin embargo, el letrado no tiene tiempo y la joven no tiene dinero. Una mala combinación que propiciará que Masao quede, en último término, en manos de un abogado de oficio.

LA MUJER EN LA SOCIEDAD JAPONESA

Matsumoto plasma en La chica de Kyushu la sociedad japonesa de principios de los 60. Una sociedad en la que muchas mujeres estaban sometidas al hombre. Esto se ver reflejado cuando Kiriko abandona su trabajo de mecanógrafa en la ciudad de K, situada en la isla de Kyushu, y se traslada a Tokio para trabajar en un bar nocturno. Allí comienza a ganarse la vida como chica de compañía. Así, también conocemos cómo era el ambiente de la noche de la capital japonesa hacia la mitad del siglo XX. 

No obstante, también había lugar para las mujeres emprendedoras. De hecho, una de las protagonistas, Michiko Kono, amante de Otsuka, regenta de forma exitosa un restaurante. 

Ambas tienen vidas completamente diferentes. Una, Kiriko, debe representar un papel cada noche para embaucar a los hombres que buscan relajación al final de la jornada laboral. Otra, Michiko, es empresaria y, por eso, independiente de los hombres. Los ingresos de su negocio le permiten actuar con la libertad que la primera no tiene.

SISTEMA JUDICIAL

La chica de Kyushu supone, también, una crítica al sistema judicial. No únicamente al japonés. Una parte de esta novela podría ocurrir en la época actual en cualquier otro país.

Solo aquellos que puedan pagar a los mejores letrados podrán contar con las mejores defensas. Es por eso por lo que Kiriko no puede acceder a los servicios de Otsuka.

ESTILO PECULIAR

Quienes hayan leído El expreso de Tokio, reconocerán en esta novela el peculiar estilo del escritor nipón. Le gusta especificar cada detalle de su narración, aunque para ello tenga que ser repetitivo. La minuciosidad y la reiteración de las descripciones de los hechos pueden resultar aburridas para algunos. Por el contrario, serán del agrado de lectores que gusten de analizar todos los pormenores del caso que plantea el autor.

A pesar de que Matsumoto fue un escritor de éxito y muy prolífico, solo estos dos libros antes mencionados han sido traducidos al español. Esperemos que pronto podamos volver a disfrutar de otra de sus obras.

 

Julio Megía

Título original: Kiri no hata
Título: La chica de Kyushu 
Autor: Seicho Matsumoto
Traducción: Marina Bornas
Editorial: Libros del Asteroide
Páginas: 264
Fecha de publicación: diciembre 2017

No hay comentarios

Deja tu comentario