La chica a la que no supiste amar – Marta Robles

La chica a la que no supiste amar

Marta Robles (Madrid, 1963) vuelve a la carga con un nuevo caso del antiguo reportero de guerra y ahora detective, Tony Roures, con ‘La chica a la que no supiste amar’. Con él iniciaremos una peligrosa investigación que revelará una trama criminal de trata de mujeres que opera en nuestro país. Una novela con el toque del negro más clásico y una crítica social despiadada en un intento de hacer abrir los ojos a los que miran sin ver en realidad.

TONY ROURES VUELVE

Con ‘A menos de cinco centímetros’, la autora nos presentó a su personaje principal, un excorresponsal de guerra con mucha vida a cuestas y un pasado que siempre vuelve. Con la segunda entrega, ‘La mala suerte‘ ampliamos los detalles de la personalidad del investigador: cínico, mujeriego, amante de la música y aficionado al ron y los actrones (calmantes para sus recurrentes dolores de cabeza).

“Me gusta que los hombres duros no lo seáis tanto. Que también os duelan las equivocaciones. No te atormentes, Roures. Supongo que, en las guerras, cuando la vida tira de la cuerda hasta el extremo, los seres humanos cambian”.

UNA VISITA INESPERADA

Con esta entrega, menos de un año y medio después, Robles nos ofrece una historia donde Roures nos muestra más cartas, se ha vuelto más sentimental y vulnerable y en este caso, se verá implicado a un nivel más personal. Es un hombre lleno de cicatrices y las pesadillas le recuerdan los años vividos en las guerras. En ocasiones se siente cansado de una vida de sobresaltos, pero es la única que conoce a fin de cuentas.

“Echo en falta la seguridad que proporciona la rutina. La aventura constante se acaba convirtiendo en otro tipo de rutina más incierta. Igual de tediosa, pero sin la tranquilidad de la repetición de todas las cosas”.

Recibe la inesperada visita de un viejo compañero, Alberto Llorens, fotógrafo a quien creía felizmente casado con una rica empresaria de Castellón. La realidad es que su vida no es tan idílica como se presumía: tiene problemas en su matrimonio y frecuenta un club de alterne donde ha conocido a una joven nigeriana llamada Blessing, prostituida por una red de trata de mujeres, a la que se le detecta un cáncer de mama, tras lo cual es considerada «mercancía inservible» y es asesinada. Llorens recibe amenazas de muerte y, asustado, recurre a su viejo amigo.

UNA LACRA SOCIAL QUE TU CONOCES

Roures viaja a Castellón, se adentra en el sórdido mundo de la trata de mujeres con fines de explotación sexual y prostitución, con las mafias que se extienden de la manera más cruel con inhumanas amenazas de pago de deudas inacabables y aterradores ritos de vudú, enseñándonos lo que no queremos ver, una lacra social que todos sabemos que existe pero para la que miramos para otro lado, convirtiéndonos a todos en cómplices.

Se podría considerar mitad novela, mitad documental, ya que para ello se basó en el relato de cinco chicas nigerianas que narraron su pesarosa historia tal y como nos explica en la parte de agradecimientos, algo que sin duda y como ella relató, le han dejado “muy tocada”. Algo no va bien en nuestro país cuando “hay tres burdeles por cada hospital público y solo el año pasado, Interior “censó” 14.000 mujeres dedicadas a la prostitución, aunque es muy probable que el número real triplique esa cifra. Y según la policía el 80% de ellas son víctimas de trata. Mujeres jóvenes, a veces niñas, obligadas a ejercer la prostitución y en su mayoría vendidas por sus propias familias”, como indica en la novela. Con estos rotundos datos, sobra decir nada más.

“El peor enemigo de la libertad es el miedo. No se puede ser libre si se tiene miedo. Y no creo que exista ninguna puta sin miedo. Incluso esas que se consideran libres lo tienen. A lo que les pueda pasar, al futuro, a enfermar, a envejecer… Todos los miedos del resto de los seres humanos pero multiplicados y exacerbados hasta el infinito. Esas chicas solo quieren ser normales. Y creen que si se dejan morder por los lobos, luego las dejarán en paz y podrán ser normales. Pero eso no pasa y en el fondo lo saben. Y eso aún les da más miedo. Los puteros disfrutan viendo ese miedo en sus ojos”.

Con una calidad narrativa extraordinaria, hace un retrato más que adecuado de cada personaje sin importar de donde provenga, mostrando todas las caras de cada uno, que en ocasiones no son pocas, y manteniendo en vilo al lector. Una historia dura y cruenta con alma y que deja mensaje. En mi opinión, su novela más ambiciosa. Muestra la realidad tal cual es, explícita y sin paliativos.

 

Genny Vidal

Título: La chica a la que no supiste amar
Saga: Detective Roures 3
Autora: Marta Robles
Editorial: Espasa
Páginas: 332
Fecha de publicación: enero 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.