La centrocampista murió al amanecer – Antonio Castro-Guerrero

La centrocampista murió al amanecer

Hay quien dice que el deporte y la cultura nunca van de la mano, como si fueran dos conceptos antagónicos. Pero, ¡oh sorpresa!, el Premio Carlos Matallanas de novela breve ya ha realizado su segunda edición y nos trae La centrocampista murió al amanecer, de Antonio Castro-Guerrero (Málaga, 1971), una novela policíaca que entra con rosca por la escuadra de nuestra estantería.

Un estadio, un cadáver y un youtuber

2019. El Vicente Calderón tiene los días contados. Su demolición es inminente y tener un vídeo de sus últimos momentos seguro que atrae muchos likes. O eso es lo que piensa un joven youtuber que no duda en colarse en sus instalaciones para filmar desde allí el amanecer. Una romántica despedida para sus seguidores.

Sin embargo, al iniciar la grabación, el chico se percata de que hay un cuerpo a los pies de una de las torres de iluminación y decide llamar anónimamente a la policía para dar parte del hallazgo. Aunque antes, obviamente, inmortaliza el descubrimiento. Y es que ya sabemos que el morbo siempre vende más que el romanticismo.

Tras un primer reconocimiento policial, se determina que el cadáver encontrado pertenece a Nadia Coronado, una centrocampista de veintidós años que lidera un modesto equipo de fútbol femenino de primera división. Y, a pesar de no haber signos evidentes de violencia, todo apunta a que ha sido asesinada.

A partir de aquí, dos mujeres, la inspectora Sol Trocás y su compañera Gemma Silom, serán las encargadas de resolver este crimen en un mundo (aún) dominado por los hombres.

Fútbol y chicas: un fuera de juego constante

La centrocampista murió al amanecer es una novela sin capítulos. Pero tranquilos, los frikis como yo no tenemos por qué asustarnos: aunque tiene párrafos muy marcados que delimitan los cambios de acción, es una obra que puede leerse del tirón. Sin ir más lejos, yo leí sus 150 páginas en una tarde.

Su ritmo es ágil y eso facilita la lectura. La trama policíaca está bien llevada y no se anda con rodeos. Una narración criminal muy correcta y entretenida que, sin embargo y en mi opinión, no es el punto más destacable de la obra. Para mí, lo remarcable es haber situado la historia en el deporte femenino; ese mundo que existe pero que parece importar poco.

Castro-Guerrero aprovecha para denunciar ―y explicarnos― la situación que viven las futbolistas profesionales en este país. Y esa es la palabra clave: profesionales. Mujeres trabajadoras, con contratos pero sin convenios, ni vacaciones, ni bajas por maternidad, etc. Unas condiciones nefastas y vergonzosas que parecen haberse regulado algo tras la huelga convocada el año pasado. ¡Bravo por ellas! Esperemos que con el tiempo todo se vaya equiparando y no las dejen más en ese offside ilógico e irreverente.

Premio solidario

Carlos Matallanas es un exfutbolista semiprofesional y periodista deportivo a quien diagnosticaron de ELA en 2014. De ahí el nombre y la esencia del galardón.

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), juntamente con Prisma Ediciones (Grupo Planeta) y FUNDELA (Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica) son los encargados de llevar a cabo esta iniciativa cultural cuya recaudación por las ventas del libro se destinan íntegramente a la lucha de esta ―cada vez más― conocida enfermedad.

Así que, dejando a un lado que la novela merece la pena ser leída, querido lector: hazte con un ejemplar y ¡haz un gesto por la ELA!

 

Marta Cañigueral Ayllón

 

Título: La centrocampista murió al amanecer
Autor: Antonio Castro-Guerrero
Editorial: Libros Cúpula
Páginas: 150
Fecha de publicación: septiembre 2020

 

No hay comentarios

Deja tu comentario