La anguila – Paula Bonet

La anguila

Paula Bonet (Vila-real, 1980), de sobra conocida en los círculos artísticos por sus trabajos de ilustración y pintura, debuta en el campo de la novela con La anguila, que se publica coincidiendo con la homónima exposición de pintura de la creadora.

Y LA CARNE SE HIZO VERBO

La autora echa la vista atrás y nos relata parte de su existencia, cómo ha ido sorteando y avanzando a través de diferentes experiencias vitales, algunas desgarradoras, en un viaje muy íntimo y personal. 

Las anguilas remontan de las aguas saladas a las continentales, pueden resistir largas temporadas sin comer o deslizarse en el medio terrestre hasta convertirse en un pez fuerte y poderoso. De igual modo, el personaje de esta historia realiza un viaje en el que crece y se desarrolla en diferentes entornos. En estos, a veces más propicios, en otros más hostiles, va adaptándose a duras circunstancias hasta alcanzar la madurez necesaria para poder contar su historia de un modo valiente e inspirador. 

Para explicar dicho proceso Paula Bonet toma el cuerpo como lienzo sobre el que narrar su historia. Cuerpo que sufre, siente, goza, (se) excita, es sujeto y objeto, es tomado por otros y abusado, muta, envejece o se desliga de nuestra voluntad buscando perpetuar el legado familiar. 

«Fue durante aquellas carreras que me llevaban hasta el abuelo cuando mi cuerpo empezó a separarse de mí y entendí que debía prestar atención a lo que fuera manifestando»

FICCIÓN O BIOGRAFÍA

Bonet ha afirmado en diversas entrevistas que se trata de una ficción con elementos autobiográficos. Sin embargo, durante el transcurso de la lectura resulta muy fácil vivirlo como una auténtica confesión: quizá porque el personaje comparte nombre con la autora, por la intimidad que desprende el relato o por la autenticidad que nos transmite. Todo rezuma pintura, y, como buena conocedora de este medio, la autora ha sabido extrapolar sus recursos pictóricos al relato. Lleva el collage al medio narrativo donde va superponiendo diferentes retazos de memorias, epístolas, recetarios y una nutrida lista de referentes bibliográficos, de los que va dejando pinceladas aquí y allá. Una obra donde se presta atención al detalle y a la composición y en la que, al igual que en sus obras plásticas, el resultado final resulta bello y crudo, a partes iguales.

PATRIARCADO, FEMINISMO

Si bien La anguila representa una novedad por ser la primera novela de la autora, la temática que trata supone un paso más en el discurso de sus obras anteriores. Al igual que nos tiene acostumbrados a través de sus, artículos, actos públicos y las redes sociales, Paula Bonet, también aquí, aunque en diferente formato, pone el foco en temas como los tabúes, la (des)igualdad de género, la lucha contra la invisibilidad de las mujeres o las conductas de abuso que cuentan con la ceguera cómplice de una sociedad donde el patriarcado está todavía muy arraigado. Un mensaje que se inserta en movimientos globales con los que visibilizar e informar sobre este tipo de situaciones.

«La quieren —algunos— para satisfacer sus ansias varoniles, para acrecentar su ego, para perpetuarse ellos mismos como depredadores.»

«Todos los Harveys Weinsteins del mundo creen que pueden estar tranquilos porque el sistema está hecho a su medida y saben que pueden coger lo que necesitan cuando les venga en gana»

Si como pintora Paula Bonet nos enseña a mirar y, en este caso, a no girar la cara ante conductas de abuso, en su vertiente de escritora nos muestra cómo ponerle voz a esas situaciones: sin culpa, sin miedo e independientemente del tiempo transcurrido. Un relato con una fuerte carga de sororidad pero igual de valioso y recomendable,  independientemente del género del lector, para detectar, denunciar y desterrar muchos comportamientos amparados en el oscurantismo de los tabúes  sociales.

Noemi Filgueira

Título: La anguila
Autora: Paula Bonet
Editorial: Anagrama
Páginas: 200
Fecha de publicación: marzo 2021

No hay comentarios

Deja tu comentario