Joan Margarit, Premio Cervantes 2019

Joan Margarit, Premio Cervantes 2019

Joan MargaritJosé Guirao, ministro de Cultura, anunció el pasado jueves 14 de noviembre que el poeta catalán Joan Margarit era el ganador del Premio Cervantes correspondiente al año 2019, tras la reunión con el jurado en la sede del Ministerio de Madrid. El jurado hablando sobre el galardón de este año dice: «El premio ha recaído en una grandísimo poeta en lengua española y catalana y que era merecedor del premio, como otros anteriores y que vendrán».

Joan Margarit i Consarnau (Sanahuja, Lérida, 1938) es un poeta en catalán y castellano, actualmente jubilado, que ha ejercido como catedrático de Cálculo y Estructuras de la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona. Se define como poeta bilingüe y huye de las corrientes poéticas. Cuenta con una larga trayectoria a sus espaldas, por la que ha recibido numerosos premios como: los Premios Miquel de Palol y Vicent Andrés Estellés de 1982, el Premio Jaume Fuster de l’Associació d’Escriptors en LLengua Catalana de 2016, el Premio Rosalía de Castro de 2008 o el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2019, entre otros.

Cuando se le concedió este Premio Cervantes, Margarit dijo: «Me interesa la cultura; lo demás no tiene solución». En su poesía utiliza el verso libre y le gusta pensar en la poesía como una forma de consolar a la gente, donde un poema tiene que conseguir la solidez con el menor número de palabras.

Desde Negra y Mortal, queremos enviarle nuestra más sincera enhorabuena a Joan Margarit, y qué mejor que finalizar esta noticia que con las palabras del poeta.

AVANZAR DENTRO DE UN CUENTO

Sobre el bosque en silencio cae la nieve,
la gruesa manta que no da calor
a la harapienta multitud de robles.
Bien abrigado, lo atravieso andando:
donde había camino está cubierto
y no queda más rastro que mis pasos.
Hallo un nido caído, un nido grande
como la cuna de una niña muerta.
Para volver atrás ahora necesito
mis propias huellas, pero cae la nieve
y va borrándolas con su silencio.
Hay un golpe de viento, un remolino,
y el nido que atraviesa dando tumbos
un tiempo mudo y frío y sin caminos.

 

Marta Pérez

No hay comentarios

Deja tu comentario