Huesos en el valle (Henry Farrell 1) – Tom Bouman

Las desgastadas montañas y los fértiles valles fluviales del noreste de Pensilvania esconden algunos terribles secretos. Allí se desarrolla Huesos en el valle del escritor norteamericano Tom Bouman, un rural noir que inicia la serie protagonizada por el oficial Henry Farrell, que ganó el premio Edgar 2015 a la mejor primera novela y el Los Angeles Times Book en la categoría de thriller.

COUNTRY NOIR EN LOS APALACHES

El agente Henry Farrell es uno de los dos únicos policías de Wild Thyme, una localidad ficticia enclavada en los Apalaches. No hay mucho que encontrar en esta aldea, poblada por vecinos desconfiados dispuestos a sacar sus escopetas, donde no escasean las armas aunque sí el trabajo, y donde las granjas y los pequeños negocios luchan por sobrevivir y proliferan los laboratorios ilegales de metanfetaminas.

El frágil equilibrio de la comunidad se ve alterado el día que Farrell debe visitar al anciano ermitaño Aub Dunigan, autor de los perdigonazos que ha recibido otro habitante del lugar, y este le muestra lo que ha descubierto en sus tierras: un cuerpo mutilado en estado de descomposición. Pocas horas después se produce el hallazgo de otra víctima de asesinato. La investigación va a abrir viejas heridas en un pueblo con secretos y rencillas que se remontan a generaciones atrás.

FRACTURACIÓN HIDRÁULICA Y DESIGUALDAD

Tom Bouman conoce el entorno rural y la vida en el noreste de Pensilvania y está familiarizado con sus más mínimos detalles, desde los modales de los habitantes hasta sus destartaladas caravanas, la caza del ciervo, las huellas de animales en el bosque, los vientos o el cielo nocturno.  Ha vuelto a su localidad natal, al igual que Farrell, y utiliza la mirada de este para ofrecernos una imagen de la zona con toda su belleza y autenticidad.

En este entorno de pobreza y desigualdad, de bosques repletos de desechos y cosas ruinosas, donde los Apalaches atesoran mucho gas natural envuelto en capas de roca, el autor nos relata la invasión de las empresas dedicadas a la fracturación hidraúlica o fracking.  Las actividades de perforación conllevan, no solo la destrucción medioambiental, sino también divisiones y conflictos entre los vecinos por los arrendamientos para la exploración de gas ante las expectativas de grandes ganancias. 

FARRELL, UN HOMBRE DE MONTAÑA

A Henry Farrell no le gusta hablar, es solitario, reflexivo, toca el violín irlandés y algo en su interior le hace buscar destinos agrestes por su necesidad de espacios abiertos y aburrimiento. Es el narrador en primera persona de una trama que se teje con un ritmo tranquilo, sin grandes giros ni golpes de efecto, y en la que, a medida que realiza las pesquisas, va deslizando trazos de su pasado: vivencias de su infancia, su experiencia en la desesperación y hambruna de Somalia o su corta historia de amor junto a su mujer, Polly, cuya muerte se debió probablemente a una enfermedad causada por la contaminación generada por el fracking. Es un cazador con la paciencia y obstinación necesarias que conoce el paisaje que vigila como la palma de su mano.

Tom Bouman escribe con perspicacia y delicadeza. Su evocación poética de la belleza salvaje y la serenidad convertida en maldad proporciona uno de los grandes valores de la novela. Sin embargo, me ha faltado algo de desarrollo en la personalidad del protagonista, así como en algunos de los excesivos personajes secundarios con los que, a veces, es difícil no perderse.

Huesos en el valle cobra vida gracias a su inmersión auténtica en el paisaje y en la vida cotidiana de un pueblo y una comunidad donde las relaciones se han visto envenenadas por la industria del fracking, las drogas y la desesperación. 

Victoria Velasco

Título original: Dry bones in the valley
Título: Huesos en el valle
Serie: Henry Farrell 1
Autor: Tom Bouman
Traducción: Esther Cruz Santaella
Editorial: Siruela
Páginas: 320
Fecha de publicación: marzo 2021

No hay comentarios

Deja tu comentario