Hija única – Mi-ae Seo

Hija únicaNo sé si dentro de unos años hablaremos de la novela coreana, en cuanto a un subgénero dentro del género negro, como hablamos de la literatura nórdica; lo que está claro, es que cada vez son más las obras que nos llegan procedentes de oriente y que se están haciendo un hueco en nuestras estanterías. Mi-ae Seo (Corea del Sur, 1965) aterriza en España con Hija única, un thriller psicológico que nos volverá a plantear la cuestión de si la educación que recibimos durante nuestra infancia es lo que nos convierte en asesinos o si, por el contrario, es algo que se encuentra en nuestro ADN.

Dos historias que se cruzan

Un incendio deja como única superviviente a una niña de once años y esta, que vivía con sus abuelos, pide que llamen a su padre, quien tendrá que hacerse cargo de ella a partir de ese momento.

Por otro lado, Seon-gyeong, una psicóloga forense, recibe una llamada en la que le comunican que el asesino en serie Lee Byeong-do, condenado a pena de muerte, quiere concederle una entrevista. El porqué ha sido ella la elegida por el preso para mantener estas conversaciones, es algo que no deja de preguntarse la protagonista. Poco a poco, en una serie de careos entre recluso y psicóloga, iremos descubriendo sus motivos y los pensamientos más ocultos de este hombre misterioso.

Hannibal Lecter y Clarice Sterling

Una vez empezamos a leer, sobre todo desde que Seon-gyeong hace su aparición en escena, la autora juega con el lector y las semejanzas de Hija única con El silencio de los inocentes de Thomas Harris, o su versión cinematográfica, El silencio de los corderos.

Los tête à tête entre la protagonista y el reo nos transportarán más de una vez a aquellos estelares momentos que protagonizaron Lecter y Sterling. Como digo, no es algo que se me haya ocurrido por casualidad, sino que es la escritora quien se encarga de hacer que nuestra mente vuele a la mítica obra una y otra vez, con continuas alusiones a la misma.

Este juego que nos propone Mi-ae Seo es un arma de doble filo. Como dice el dicho, «las comparaciones son odiosas» y, aunque la propuesta de la coreana es buena, en la comparación (bajo mi punto de vista) sale perdiendo.

Una niña muy inquietante

Quizá el mayor acierto de Hija única sea todo lo referente a Ha-yeong, la pequeña que sobrevivió al incendio. Mi-ae Seo consigue crear un personaje de lo más perturbador. Cada vez que la niña aparece en escena, consigue que se nos ericen todos los vellos del cuerpo. A pesar de que a veces nos encontramos con situaciones bastante predecibles, esta chiquilla logra que nuestra atención se mantenga mientras entra en acción y no sepamos si sentir miedo o lástima por ella.

Siempre se ha dicho que los niños son los mejores protagonistas de las historias de terror, y cuando los pequeños son los que llevan el peso de la trama, logran que la inquietud se apodere del lector y el mal rato (o bueno, según se mire) esté garantizado.

Hija única es un thriller de fácil lectura, con algún que otro giro sorprendente, y con un final que nos acompañará en nuestros sueños durante estas cálidas noches de verano.

 

Marta Pérez

Título original: 잘 자요, 엄마
Título: Hija única
Autor: Mi-Ae Seo
Traducción: Joo Hasun
Editorial: Plaza & Janés
Páginas: 336
Fecha de publicación: junio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario