Flores muertas – Julio César Cano

Flores muertas – Julio César Cano

Flores muertasCon ‘Flores Muertas’, Julio César Cano (1965, Capellades, Barcelona), buen conocedor del mundo de la música como mánager de grupos y músico, compone y hace sonar su propia melodía, en forma escrita, plasmándola en su cuarta novela sobre el Inspector Monfort. En esta nueva entrega, Monfort y su equipo deberán afinar todos sus instrumentos y dar con la tecla acertada para conseguir que la música vuelva a sonar.

Nos remontamos al mes de mayo de 2008, el nuevo Auditorio de Castellón está abarrotado, las entradas agotadas y el público expectante. Es el último concierto de la gira ‘Drácula Tour’ que está llevando a cabo el grupo indie de moda, Bella & Lugosi, la sensación del momento, todo un «superventas».

El grupo hace un pequeño descanso antes de tocar la canción final, será la que baje el telón de la gira por expreso deseo de Joan Boira, el vocalista del grupo y natural de Castellón. Boira sale disparado hacia su camerino, hay que reponer fuerzas, está eufórico, es su canción, un pequeño homenaje a uno de sus grupos preferidos. La cantará y se coronará en su ciudad, con su gente, con los que le han visto crecer. Pero ya no volverá al escenario, su cuerpo aparecerá muerto en el camerino, presuntamente por una sobredosis de heroína.

Sus notas musicales se han apagado, su voz ya no se escuchará, su público ya no podrá corearlo más. Es una muerte extraña, Joan Boira no era consumidor de drogas ni alcohol, y algo extraño asoma en la funda vacía de su guitarra. Se trata de un ramo de flores muertas, un ramo de rosas podridas, secas y moribundas, más propias de un nicho de cementerio que de un camerino. ‘Flores muertas’, la traducción de «Dead flowers» de los Rolling Stone era el título de la última canción que Joan Boira tenía reservada para su público.

«Llévame abajo, pequeña Susie, llévame abajo.
Sé que tu piensas que eres la reina del underground.
Y puedes enviarme flores muertas cada mañana,
enviarme flores muertas por correo,
enviarme flores muertas a mi boda.
Y no olvidaré poner rosas en tu tumba»

El Inspector Bartolomé Monfort, un policía solitario, individualista y poco amigable, está en horas bajas. Los dramas familiares lo acompañan, acaba de enterrar a su madre y no hace mucho perdió a su mujer. La muerte de ambas lo están consumiendo poco a poco, como flor marchita cuando le abandona su aroma y vistosidad. Pero deberá hacer frente a sus problemas y junto con su equipo y a contra reloj, deberán esclarecer la extraña muerte del cantante, ya que les ha sido asignado el caso por el comisario Romerales.

Gran parte de la novela está ambientada en Castellón de la Plana, lugar de residencia del autor. Una obra que no estará exenta de giros inesperados e intriga permanente, manteniéndonos en tensión hasta el final. Una tensión lectora que podremos rebajar con la audición de las canciones preferidas del Inspector, melodías musicales de grupos muy conocidos, que J.C. Cano nos hará referencia durante toda la novela y que al final de la misma nos brindará con una playlist de la banda sonora.

’Flores muertas’ está escrita en dos tiempos, en presente y narrada por un narrador omnisciente, la trama principal de la investigación y la historia de uno de los personajes. En pasado y en primera persona, parte de la vida pasada de uno de los protagonistas de la novela.

Julio César Cano es capaz de dotar a su obra de una narrativa cargada de melodía y referencias literarias, donde deja patente su gran conocimiento de los entresijos que rodean el día a día de un grupo musical y todo lo que genera a su alrededor. Sílvia, subinspectora y compañera de Monfort, Gustavo Seguí, escritor, Lucas Socolovich guitarrista de Bella & Lugosi, Jesús Castro, director de la compañía discográfica, Esteban Huete, road manager del grupo y Elena Barrantes, novia del difunto, son algunos de los personajes con una personalidad propia muy lograda y con unos roles muy bien definidos por el autor. Mención especial para Robert, un policía recién incorporado al grupo de la científica, que le dará unos toques de “rock & roll” y humor a la trama en ciertos momentos, consiguiendo el efecto deseado de contraste en ese momento por parte del autor.

Mi primer y único encuentro hasta la fecha con el Inspector Bartolomé Monfort me ha permitido subirme a un escenario, darme cita con la música y el crimen, y descubrir lo que la envidia puede llegar a provocar en las personas. Nada ni nadie es lo que parece amigo lector.

Gracias Bartolomé, sigo pensando que los viejos rockeros nunca mueren.

“La envidia es un sentimiento colmado de rencores y de malos deseos. Corroe el alma y corrompe los sentidos. Es el epicentro de todos los males”                                               

 

Ricard Pascual

Título: Flores Muertas
Autor: Julio César Cano
Editorial: Ediciones Maeva
Páginas: 384
Fecha de publicación: febrero 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar