Érase una vez la taberna Swan – Diane Setterfield

Érase una vez la taberna Swan – Diane Setterfield

erase una vez la taberna de swanTras el éxito mundial de ‘El cuento número trece’, Diane Setterfield (Berkshire, 1964), regresa con ‘Érase una vez la taberna Swan’ donde, mecidos por el agua del Támesis, nos sumergiremos en un lugar en el que narrar cuentos e historias es todo un arte.

La vida entorno a un río

Como reza su título en inglés ‘Once upon a river’ (Érase una vez un río), si hay un protagonista indiscutible en estas páginas es el río Támesis durante su recorrido desde Cricklade hasta Oxford. Todos los personajes que iremos conociendo a medida que nos vayamos adentrando en la historia viven a orillas de este río y, sus vidas y circunstancias dependen directamente de él.

Fueron sus aguas las que arrojaron a los brazos de un desconocido durante la noche del solsticio de invierno, a una niña inconsciente.

“El río que fluye siempre hacia delante también se desparrama hacia los lados, irriga los campos y la tierra que quedan a ambas orillas. Encuentra su camino hasta los pozos y sube con ayuda de algún cubo para lavar enaguas y ser puesta al fuego para hacer té.”

El Swan, un lugar donde las palabras cobran vida

En su orilla, a su paso por Radcot, se encuentra la taberna Swan, un lugar donde la tradición oral tiene su mayor expresión y allí, amigos míos, se podrán oír los mejores cuentos e historias populares. Aquella noche, la más larga del año, sus parroquianos estaban dispuestos a pasar una estupenda vigilia escuchando y contando relatos, cuando un hombre tremendamente malherido, a duras penas, consiguió entrar en la taberna.

Esa noche, donde la realidad superó a la ficción, en el momento que el desconocido abrió la puerta de la taberna desplomándose y dejando caer de sus brazos a una pequeña de unos cuatro años, todos los allí presentes empezaron a dar forma en sus cabezas una buena historia que les habría de acompañar durante años y años.

“El Swan era una taberna muy antigua, quizá la más antigua de todas. La habían construido en tres partes: una era vieja, la otra era muy vieja y la tercera, aún más vieja.”

Un misterio rodeado de mucho dolor

¿Quién es el hombre herido? ¿Quién y de quién es la niña? ¿Qué les ha sucedido para llegar en esas penosas condiciones al Swan? Eran algunas de las muchas preguntas que los allí presentes se hicieron.

A la mañana siguiente cuando el flujo del río había llevado la historia corriente arriba y corriente abajo, dos familias se personaron en el Swan alegando que la chiquilla les pertenecía. Los Vaughan, cuya hija Amelia, fue raptada dos años atrás, y Robert Amstrong, abuelo de la pequeña Alice, a quien se dio por perdida cuando su madre se suicidó apenas 24 horas atrás.

Dos familias, dos niñas desaparecidas y una hallada, y a su lado, muchas, muchas historias, que Setterfield irá enlazando con la habilidad de los grandes, una narración exquisita que demostrará que la autora es una maestra a la hora de construir relatos. Y, que gracias a la excelente labor de traducción que Ana Mata Buil ha realizado, podemos disfrutar en su plenitud.

Un misterio que esconde, como siempre, la maldad y la codicia del ser humano, sin importar el daño causado. Unos personajes que intentan sobreponerse a la adversidad. La escritora británica no solo se esmera en el estilo narrativo, sino que nos obsequia con un conjunto de personajes magníficamente construidos que harán de esta novela algo imperecedero en nuestra memoria.

Un fotógrafo del siglo XIX, la inspiración de Setterfield

Uno de los personajes principales de ‘Érase una vez la taberna Swan’, es el fotógrafo Henry Daunt, un personaje ficticio que está basado en uno real: el magnífico fotógrafo del Támesis, Henry Taunt. Este, construyó un barco y lo acondicionó dotándolo de un cuarto oscuro. Y así, viajando por su cauce llegó a tomar más de cincuenta mil fotografías del famoso río inglés. Algunas de las cuales, fueron las que inspiraron a Setterfield para escribir esta historia.

Leyendo esta novela te sentirás transportado a esa Inglaterra del siglo XIX, podrás imaginar perfectamente el sonido del agua circulando, el frío de las aguas del río. Te deleitarás con cada una de las historias que brotarán a la luz de las velas, unas palabras que irán fluyendo por cada uno de los personajes, porque aquí, todos tienen una historia que contar y a alguien dispuesto a escuchar.

 

audioreseña

 

Marta Pérez

Título original: Once upon a river
Título: Érase una vez la taberna Swan
Autora: Diane Setterfield
Traducción: Ana Mata Buil
Editorial: Editorial Lumen
Páginas: 600
Fecha de publicación: febrero 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar