Érase un río – Bonnie Jo Campbell

Érase un río – Bonnie Jo Campbell

 

Con ‘Érase un río’, Bonnie Jo Campbell (Kalamazoo, Míchigan, 1962) ofrece su segunda novela, donde nos da una lección de vida y de libertad vital al más puro estilo americano a través de Margo, una adolescente que tendrá que abrirse paso en la sociedad rural de los años setenta para poder buscar su propia vida. No apta para lectores demasiado escrupulosos, imprescindible para cualquiera afín al género y que quiera saborear un relato intimista y a la vez cautivador.

EL RÍO

El río está omnipresente en la novela, conforma el escenario –irrenunciable para nuestra protagonista– donde la historia avanza, donde todo se cierne en torno a sus aguas y a su corriente. El río representa la vida y la muerte, la supervivencia en un entorno hostil y huraño para aquel que no sepa entenderlo y dominarlo.

Margo, junto con su padre y la familia Murray, viven a orillas del río Stark, que se une al Kalamazoo después de la presa. Las dos orillas ofrecen para los lugareños un escaparate en el que trasluce la vida del otro, donde la corriente es a la vez unión y barrera. El río provee para el que sepa vivir en él, pero a la vez impone sus leyes sin distinción. Por sus aguas corren también las vidas de sus habitantes, unos más austeros y otros, como la familia Murray, con más suerte y recursos. Ellos fueron los fundadores de la metalúrgica Murray, que en sus tiempos dio trabajo y prosperidad a la zona, y por ellos se estableció Murrayville en el río.

Pero los tiempos cambian y ahora las cosas son distintas para nuestra protagonista a orillas del Stark. Sin familia directa con quien seguir conviviendo, y con un espíritu de libertad propio de quien se ha criado en la dureza del medio rural, empezará un viaje por el río en el que ninguna parada está asegurada.

MARGO CRANE

Por su experiencia y carácter, nuestra chica no necesita lujos ni atenciones. De hecho ni siquiera desea contar con muchas pequeñas cosas que para nosotros conformarían una larga lista de necesidades cotidianas para vivir. Si hay algo que se le da bien a Margo es coger un arma y disparar. No solo es muy buena en el tiro, ella vive la caza como algo vital, como una función básica más de su ser. Disparar es cazar, y cazar es sobrevivir. Ese momento en el que centra su objetivo en la mirilla, ese poder de decisión sobre la vida y la muerte, la acompañan constantemente en su viaje y marcan sus decisiones bajo el consejo de su padre: antes de apretar el gatillo, piensa en las consecuencias.

Margo es un chica nacida en el seno de una familia humilde. Abandonada en su infancia por su madre, y después de la muerte de su padre, que tanto procuraba para ella, tendrá que afrontar el entendimiento de sus sensaciones, su lugar en el mundo, la búsqueda de su madre, y de su futuro mientras no deja de mantenerse fiel a aquello que su instinto le señala.

En todo momento mantiene idealizada a Annie Oakley, la conocida tiradora americana que se hizo un lugar en la historia por su valentía y su extraordinaria puntería. Ella será su espejo y su referente en muchos momentos, motivandola con sus hazañas y con su carácter, acompañándola en su soledad.

ÉRASE UN RÍO

Tenemos aquí otro “caramelo” de la editorial Dirty Works, que ya tiene a sus lectores acostumbrados a material puramente americano dentro del género. Primera experiencia con una novela de esta editorial, que sorprende por una publicación elegante y muy trabajada, y una dedicación absoluta a lo genuino y de calidad.

Bonnie Jo Campbell sabe mostrarnos la forma más auténtica de vida de hace cuarenta años en ese medio húmedo, rural e incierto del estado de Míchigan. En este escenario podemos disfrutar de cómo la autora nos mantiene siempre como espectadores de la situación, sin recurrir a trucos gastados y con una historia original, reveladora y muy bien elaborada.

Además, hay en el libro un mensaje feminista de lo más acertado –sin clichés, ni desvaríos–, que se plasma en una protagonista que no es dependiente de nadie, que se muestra fuerte como el que más, y que sabe disfrutar de la sexualidad que su cuerpo le dicta.

Es solo una novela rural noir, pero te hará reflexionar sobre la autenticidad de tus decisiones. Margo podría ser tu Annie Oakley…

 

David Esquius

Título original: Once Upon a River
Título: Érase un río
Autora: Bonnie Jo Campbell
Traducción: Tomás Cobos
Editorial:  Dirty Works
Páginas: 352
Fecha de publicación: septiembre 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario