Enero sangriento – Alan Parks

Enero sangriento

Y de repente aparece alguien nuevo como Alan Parks (Glasgow, Escocia), con ‘Enero sangriento’, y se saca de la manga al agente Harry McCoy. No solo al propio personaje, sino a unos acompañantes muy acordes y un ambiente escocés idílico para la construcción de una nueva saga que promete dar muchas alegrías a los seguidores del género negro europeo.

Una oportunidad de ley

Pude escuchar, en alguna ocasión, a Claudio Cerdán dar su opinión cuando le comentaban que su novela, o la trama de ella, ya había sido escrita, ya había sido leída. El yeclano respondía, con gran acierto bajo mi parecer: “Posiblemente sí, no es algo nuevo, pero lo he escrito yo”, y eso sí que es novedad. Todo autor tiene el derecho y se puede dar el gusto de escribir historias que posiblemente ya hayan sido contadas dentro de unas similitudes, pero la oportunidad no se les puede negar. La capacidad, la habilidad y el talento que tenga cada uno es lo que puede marcar diferencias. El autor glasgowiano escribe sobre algo que ya está escrito, quizás, pero lo hace de una manera soberbia.

La fría, oscura y mojada Glasgow

Alan Parks ha pasado los últimos veinte años trabajando en el mundo de la música —experiencia que degustaremos durante el trascurso de esta historia—, hasta que decidió volcar su intelecto en la novela negra, crear una historia en su ciudad. Una obra, ‘Enero sangriento’, que transcurre en el año 1973 en Glasgow, un paraje idílico para las bandas de delincuentes, borrachos, vagabundos, crimen organizado… La mayor ciudad de Escocia a merced de la pluma de un novato en una época donde la heroína llamaba a la puerta de la mezquindad local. Una urbe rendida a sus pubs y todo lo que en ellos acontece. Estos garitos son el alma de la población. La metrópoli británica es un grandísimo personaje dentro de ‘Enero sangriento’.

Enero sangriento

Un soplo carcelario es el mecanismo que acciona el juego de cadenas de la primera aventura, o desventura, de McCoy. El prematuro agente de policía treintañero no está solo, su pareja laboral es un novato al que le encaloman a la espalda y con el que tardará bien poco en brotar el compadrazgo.

La narración es en tercera persona, donde el autor hace fluir una prosa cómoda para el lector, con unos capítulos adecuados a la lectura en su duración. Veinte días comprendidos desde el 1 de enero de 1973 hasta el 20 del mismo mes son los necesarios para el inicio, transcurso y finalización de una trama sórdida y melancólica. Con grandes dosis de violencia, sangre, sexo, pintas, pólvora y plomo.

Ha nacido una estrella

Harry McCoy crea empatía, al menos para este lector. Un hombre atormentado que se aleja en demasiados momentos de la ley, o de lo que debería hacer y/o comportarse como agente de policial. Amigo del alcohol, de las drogas, de las putas y de las malas compañías. Un cóctel molotov que resulta un éxito literario. Quizás, lo que me es más atractivo son las salidas del carril adecuado por parte del protagonista. Allí es cuando demuestra su mayor habilidad para salir de los entuertos.

‘Enero sangriento’ se publicó en su edición original en 2017, y ya tiene secuela: Febuary’s Son, publicada en el Reino Unido en 2019 y que tardaremos poco en tener en la colección Andanzas de Tusquets Editores. Si además su traductor es Juan Trejo es un Win Win.

Bienvenido seas, Mr. McCoy, a los mundos negrocriminales literarios.

 

Paco Atero

Título original: Bloody January
Título: Enero sangriento
Serie: Harry McCoy 1
Autor: Alan Parks
Traducción: Juan Trejo
Editorial: Tusquets Editores
Páginas: 400
Fecha de publicación: enero 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.