En camping-car – Ivan Jablonka

En camping-car – Ivan Jablonka

En camping carCuando Ivan Jablonka (Paris, 1973) empezó a escribir sus ociosas vacaciones en los cuadernos de la escuela todavía no sabía que los años venideros le darían la oportunidad de dedicarse por entero a la labor de recopilar sus vivencias. ‘En camping-car’  (Anagrama) viajaremos por su historia desde la perspectiva que otorga la mejor etapa de la vida de un adulto: la infancia.

VERANEANTES

Parece que el parte meteorológico se está guardando los mejores días del verano para disfrutarlos en soledad. Así es como lo veo desde lo alto de mis montañas, donde el sol se esconde detrás de las apabullantes nubes que se lo comen a diario.

Poco a poco van llegando los primeros y tímidos turistas en busca de lo que un día fue la tierra del Cid Campeador, instalándose en las terrazas, chaquetita en mano, y hablando del trabajo, de los niños y las vacaciones. Algunos inconscientes se quejan del tiempo (no se por qué) mientras eligen el color del sombrero borsalino que les combine mejor con el color de la tormenta que se avista a lo lejos.

Con el paso de los años he sabido diferenciar al tipo de persona que viaja por placer y al que lo hace por complacer. Están los que siempre tienen prisa, los compradores compulsivos, los antipáticos, los listos y  los más interesantes, que son los que no necesitan nada para moverse durante sus visitas. La mayoría de ellos lucen un moreno quebrado mientras, a mí, este fresquito que ‘le da la vida’ a los abueletes, no me deja lucir las piernas color blanco nuclear que decoran la parte inferior de mi cuerpo.

VERANEOS

El protagonista y escritor de la historia que hoy nos ocupa tuvo el lujo de viajar con sus padres cuando todavía no se había puesto de moda hacer turismo. Cuando las playas de Marruecos lucían solitarias y moverse en autocaravana era la más bonita de las aventuras.

Asociar los recuerdos a una edad concreta es maravilloso. Nos permite evocar una realidad idealizada que es posible que no se parezca a la vivida en el momento. Sin embargo, en nuestra mente, cansada de lidiar con los problemas de los adultos, rememoramos esos instantes como únicos y maravillosos.

Y eso es lo que expone el periodista y escritor Ivan Jablonka en su libro ‘En camping-car’, y eso es lo que le transmite al lector con su relato. Un buen rollo veraniego cargado de varias dosis de juegos y muchos momentos de intenso amor paternal.

VERANEANDO

Jablonka rememora la levedad de la infancia inmortalizándola en sus historias, cargadas de juegos, dibujos y aventuras, propias de los niños de mi generación que todavía conocimos la felicidad de crecer sin estar acechados por la tecnología.

La felicidad de la familia Jablonka no dependía de las compras, pues tenían de todo viviendo en un hogar humilde. La distancia empleada respecto a la sociedad del consumo hacía que los bienes no tuvieran atractivo, pues ya los tenían. “La simplicidad se había convertido en nuestro lujo”.

Los progenitores inculcaron a sus descendientes la preferencia por los espacios vírgenes, la ética del esfuerzo y la incomodidad, y la capacidad de asumir el riesgo que entraña la elección. Pero, sobre todo, los padres de Ivan Jablonka, le enseñaron a ser feliz y disfrutar como un niño, a valorar la independencia y a entender que ellos, herederos de la época de riqueza más abundante de su país, habían elegido la austeridad para explicarle que la vida no tiene un punto fijo, y que el único anclaje a ella era un lugar sobre ruedas lleno de las emociones que él quisiera asumir.

Una lección de completo aprendizaje que el escritor percibió durante su crecimiento y que enseño, posteriormente, a sus hijas: la libertad como desposesión de cualquier vínculo material y la felicidad como vehículo durante todo el trayecto, no solo como objetivo una vez alcanzada la meta final.

Lara Adell

Título: En camping-car
Autor: Ivan Jablonka
Traducción: Agustina Blanco
Editorial: Anagrama
Páginas: 175
Fecha de publicación: marzo 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario