El último beso – James Crumley

El último beso

En El último beso, James Crumley (Three Rivers, Texas, 1939 – Missoula, Montana, 2008) presenta a C.W. Sughrue, un detective marcado por su terrible pasado como combatiente en la guerra de Vietnam. 

Con esta novela, el escritor estadounidense inició una corta serie de cuatro obras publicadas entre 1978 y 2005 protagonizadas por este peculiar detective. Sughrue es un tipo solitario, con mal carácter y bebedor compulsivo de cerveza y de whisky. Sin embargo, su fondo, sepultado por experiencias dolorosas de diversa índole, es más humano de lo que su personalidad demuestra habitualmente.

PERSECUCIÓN INTERMINABLE

Catherine contrata a Sughrue para que encuentre a su exmarido, Abraham Trahearne, un exitoso poeta y novelista, cuya inspiración dejó de serle fiel hace mucho tiempo. Para olvidarse de su actual situación de fracaso, el escritor solo encuentra consuelo en los tragos que se echa al coleto con más frecuencia de la recomendable. Su única morada son los bares que quieran acoger a un bebedor profesional.

El detective persigue a Trahearne durante miles de kilómetros a través de varios estados del oeste de Estados Unidos. Al fin, da con él en el tugurio de Rosie situado en  Sonoma, una pequeña población de California.

Después de unas cuantas cervezas, la dueña del bar convence a Sughrue para que encuentre a su hija Betty Sue, desaparecida diez años atrás.

PERSONAJES DEPRAVADOS

Los personajes centrales de El último beso tienen un pasado desolador, un presente regado de alcohol y un futuro inexistente.

Todos se dejaron la sutileza y la empatía en el útero de su madre. Sus relaciones humanas se basan, exclusivamente, en intereses ocultos y confrontados. El resultado es una novela en la que no hay lugar para la esperanza.

Trahearne y Sughrue conforman una pareja como los matrimonios que no se soportan pero que, a la vez, no pueden vivir separados. Unidos por la botella de Wild Turkey y por el cariño que le tienen a un bulldog enganchado a la cerveza; alejados por su carácter malencarado.

Entre estos descarnados personajes, nos encontramos a la dulce Betty Sue. Su inocencia ha sido frecuentemente recompensada con traiciones cometidas por las personas a las que ha querido en su vida. Sin ser una mujer despampanante, está dotada de un especial atractivo para los hombres, por lo que recuerda a Elizabeth Short: La Dalia Negra.

EL AUTOR

Crumley es reconocido como uno de los escritores más influyentes de la novela negra estadounidense. Su extraordinario estilo narrativo presenta escenas crueles dulcificadas con una prosa con matices poéticos, como esta, refiriéndose a una prostituta a quien conoce:

«[…] sus venas daban muestra de agotamiento y las galerías de sus escuetos brazos parecían haber sido excavadas con un pico oxidado

El último beso es una novela canónica del road trip rural norteamericano. Quienes se atrevan a abrir el libro, no se arrepentirán de leerlo.

 

Julio Megía

Título original: The last good kiss
Título: El último beso
Serie: C.W. Sughrue 1
Autor: James Crumley
Traducción: Enrique de Hériz Ramón
Editorial: Salamadra Black
Páginas: 320
Fecha de publicación: enero 2020

2 Comentarios
  • ismael
    Publicado a las 19:23h, 28 junio

    Me ha parecido una gran novela, con esa mezcla de dureza e ironía, con unos diálogos geniales, sobre todo entre los dos personajes principales, en la primera parte del libro. Recuerda un poco, al menos a mi, a algunos de los clásicos ,como Jim Brown, Me ha parecido mejor que la otra del mismo personaje, El pato mexicano, ésta tiene menos violencia y más fondo, es una novela muy recomendable para cualquier lector del género. Para mí, cuatro estrellas sobre cinco.

  • Julio
    Publicado a las 14:33h, 30 junio

    Hola, Israel: es una gran novela. Diferente de las que estamos más acostumbrados, pero se disfruta mucho. Es un reflejo de la sociedad estadounidense, o al menos de una parte de ella.

    Cómo bien dices, los personajes principales son geniales. Son personajes marcados por un pasado muy duro y cuyo futuro tampoco les da mucha esperanza.

    Gracias por tu comentario.

    Julio