El Solitario – Lorenzo Silva y Manuel Marlasca

El Solitario

Algo más de 600.000 euros y 14 años. Ese fue el botín y el período durante el cual el hombre que protagoniza este libro, El Solitario, se dedicó a desvalijar entidades bancarias a punta de pistola a lo largo de la geografía española.

El veterano escritor, Lorenzo Silva (Madrid, 1966); el periodista de sucesos, Manuel Marlasca (Madrid, 1967); y el ilustrador y dibujante, Cristóbal Fortúnez (Santiago de Compostela, 1980) nos ofrecen —en un true crime gráfico— la historia de este personaje, el Solitario: un perfeccionista ladrón de bancos con aires de grandeza.

El solitario y su modus operandi

En la época de los 90 y ya entrado el nuevo siglo, un hombre disfrazado con barba, bigote y peluca, dedicaba sus días a atracar sucursales bancarias en solitario —de ahí su apodo— haciéndose con botines que, en algunos casos, superaron los doce millones de las antiguas pesetas.

El solitario 2

Fuente: Random Cómics

Si hay que describir su comportamiento o modus operandi, podríamos decir que se basaba siempre en no perder el temple, en ser capaz de actuar con una sangre fría característica de aquel que se siente petulante, omnipotente o cuya realidad, desvirtuada, le hacía parecer intocable. Una persona que destilaba seguridad y confianza en sí mismo, cuya mirada intimidatoria era capaz de detener al policía que iba tras él. No disparaba a matar. Su fin no era robar a la gente del pueblo, sino a los bancos: “Todos tranquilos, todos quietos, no quiero el dinero de los clientes, quiero el dinero del banco, piensen que yo soy el banco”. Su sello de identidad al despedirse rozaba la teatralidad: “Señores, ha sido un placer”.
Tenía una destreza inaudita para no ser descubierto, así como habilidad y conocimiento armamentístico. Por ello, se pensó que su identidad bien podía ocultar a alguien que trabajara en cuerpos de seguridad. 

Un ladrón para tres cuerpos policiales.

Bajo el mando de la UCO (Unidad Central Operativa de la Policía Judicial del cuerpo de la Guardia Civil) se hallaba el caso del solitario, renombrado Operación Marietta tras ametrallar a dos agentes de la Benemérita que le iban pisando los talones tras un atraco en Castejón (Navarra). Ellos eran los que tenían el control hasta que el susodicho decidió atracar en la zona de la Moraleja, territorio de la Policía Nacional

El solitario 3

Fuente: Random Cómics

Ahora el sospechoso no solo sería perseguido por los picoletos sino también por los maderos. 

Ambos cuerpos policiales tuvieron que dejar de lado sus rencillas para repartirse las tareas que tuvieron como fin dar con el escurridizo ladrón: los verdes centrarían sus esfuerzos en el tema documental dejando, a regañadientes, el trabajo de calle a los azules. En esas estaban hasta que nuestro atracador, sintiendo el cerco estrechándose a su alrededor, decidió cruzar la frontera que nos separa de nuestros vecinos lusos. 

“Va a Portugal. El siguiente palo será allí, en España se ve quemado”

Por ello, no solo la Guardia Civil y la Policía Nacional iban tras su pista, sino que la Dirección Central de Combate al Bandidismo se sumaba a la causa.

El tridente

Manuel Marlasca, Lorenzo Silva y Cristóbal Fortúnez han sido capaces de explicarnos e ilustrarnos en apenas 180 páginas, el seguimiento y trayectoria del hombre que se convirtió en el enemigo público número uno de España.

El solitario 1

Fuente: Random Cómics

Pese a que suelo ser lectora voraz de novelas true crime era la primera vez que leía una de ellas en formato gráfico, y la verdad sea dicha, espero que no sea la última.
Del trabajo de Mascarla y Silva todo es sabido en el mundo literario. Pero aquí me gustaría destacar la labor de Fortúnez a la hora de estampar la historia. Sus ilustraciones, de tonalidades azul y amarilla, son imágenes contemporáneas. Lo que a simple vista parece la sencillez de una ilustración, el detalle se sabe minuciosamente trabajado. 
La novela gráfica proporciona algo que no aporta el resto de lecturas: ayuda a  poner cara a los miembros que conforman la trama. 

En esta reseña, si se fijan, no he querido desvelar ni el nombre del solitario ni qué fue de él. Dejemos que los lectores averigüen cómo era su personalidad, cómo lo detuvieron y, sobre todo, quién era aquel que se escondía tras un disfraz. Porque tras más de esa década de atracos, la relajación fue lo que le llevó a los pies de un tribunal.

“La confianza es uno de los peores enemigos de los que viven al margen de la ley” 

 

Alba R. Prieto

Título: El Solitario
Autores: Lorenzo Silva y Manuel Marlasca
Ilustración: Cristóbal Fortúnez
Editorial: Random Cómics
Páginas: 192
Fecha de publicación: 28 de mayo de 2020

2 Comentarios
  • Dashiel Hammett
    Publicado a las 07:00h, 27 junio Responder

    Manu Marlasca, curioso e interesante libro, y le felicito por la elección de su «pareja literaria».
    Acabo de leer «El mal de Corcira» de Lorenzo Silva, y me parece un magnífico escritor.
    Al ilustrador, Cristóbal Fortúnez, lo recordaba de “Fauna mongola de Madrid”.

    Y Paco Atero, perdone que aproveche para escribir aquí 2 curiosidades que tengo -supongo que lo leerá.-, pero no veo la opción para hacerlo en una sección específica de comentarios o preguntas «generales».
    1, por qué, en el apartado de «géneros literarios», cuando todos estás en castellano, y esta es una web de literatura española, utilizan el anglicismo «true crime» para referirse al «crimen real»?
    2, por qué en el mismo apartado titulan otro grupo como «misterio», que recuerda más a los programas de Jiménez del Oso, o Iker Jiménez, cuando en el sector literario suelen calificarlo como «suspense» (o thriller)?
    Gracias, y enhorabuena a usted por la iniciativa de NyM y a Alba «nórdica» Prieto y demás integrantes del equipo por su trabajo.

    • Paco Atero
      Publicado a las 10:11h, 28 junio Responder

      Buenas,

      «True Crime» es un anglicismo totalmente válido para catalogar un subgénero, de hecho el uso de esta etiqueta es aceptada y, a la vez, muy utilizada en el mundo editorial.
      En cuanto lo de incluir «misterio» o «suspense» va a gustos, el de «misterio» también es un etiqueta válida para describir un subgénero literario. El apunte sobre el «thriller» es curioso, lo valida usted aún siendo un anglicismo, como «True Crime».

      Gracias por los comentarios, una pena que estén firmados por un seudónimo.

Deja tu comentario