El olor de los días felices – Marta Gracia Pons

El olor de los días felices – Marta Gracia Pons

el olor de los dias felices

¿Puede un sueño llevarte a encontrar lo que más ansias?El olor de los días felices, Marta Gracia Pons (Terrassa, 1988), nos acerca a una Barcelona de finales de la década de los años veinte, donde nuestra protagonista hará todo lo imposible por hacer realidad su sueño, además de intentar saber más de ella misma, siempre luchando por ascender en un mundo de hombres, donde las mujeres sólo están como mero objeto o realizando labores del hogar. Sin grandes méritos visibles, donde su opinión cuenta más bien poco.

Nos hallamos en la ciudad condal en 1928, Anna, una chica huérfana donde toda su corta vida ha vivido en la Casa de la Misericordia, se va en busca de su primer trabajo, pues llegada una edad tienen que abandonar el orfanato. Gracias a sor Julia, Anna encontrará su primer empleo en la droguería Anyí, una tienda de prestigio dentro de la ciudad. Este camino emprendido hará que se interese más por todo lo relacionado con la publicidad y decide ponerse a estudiar cada libro que encuentra sobre técnicas de venta y publicidad.

Una vez sale de la Casa de la Misericordia, Anna irá a vivir junto a Pili, una taquillera que aspira a más, y Rosa, una enfermera. Entre ellas surgirá un bonita amistad, donde más de una vez aparecerá algún problema, que no sin alguna dificultad irán solventando. También nos encontraremos a Manuel, un amigo, que acabará siendo uno de sus pilares, un cantaor de flamenco, que quiere algo más que una amistad con Anna. Recorreremos una Barcelona, donde todo es apariencia, salir de fiesta, los gays no están reconocidos…

La huérfana, por un fatal encuentro, perderá su trabajo y acabará de sirvienta en la casa de Emilio Alarcón, en Sant Feliu de Guíxols. El destino hará que el señor para el que trabaja, sea el dueño de Media, una agencia de publicidad muy prestigiosa en Madrid. Anna, acabará trabajando para él en la gran capital, donde allí conoceremos a otros personajes que nos resultarán entrañables.

Entre todo este ir y venir, Anna tiene una idea fija, que es la de encontrar a su madre, pero esta aventura resultará como poco algo que la pondrá en peligro más de una vez, tanto a ella misma como a sus seres más allegados. Su carácter fuerte, amable y su tozudez, le servirán para hacerse un hueco en un mundo donde la publicidad es solo de hombres, haciendo que Media consiga grandes beneficios. Su búsqueda personal hará que su vida acabe en Filipinas, donde gracias a Emilio se forjará un hueco en la empresa de publicidad del señor Soriano.

Nos empaparemos de Barcelona, de sus calles, sus olores, sus maneras refinadas, y el baile, así como de Madrid y la bella Filipinas, donde todo resulta exótico y nos transporta a sus bellas flores, sus olores, su sencillez.

El señor Alarcón se la quedó mirando seriamente.
-Sé que has leído mis libros. -Señaló la estantería-. Colocaste uno mal. No están en orden.
Anna se puso colorada y agachó la mirada.
-Es cierto -dijo al fin-. No pude evitarlo. Sé que solo soy una sirvienta, pero me hubiera gustado ser algo más- Y todo lo que dice usted es… es… ¡tan interesante!
El señor Alarcón se quedó en silencio e intentó reprimir una sonrisa.
-¡Es asombroso como analiza la publicidad! -continuó Anna, emocionada-. Los anuncios de sal de frutas Eno, la crema Pond’s, Listerine… productos americanos que van llegando a España y que abandonan la publicidad ilustrada de antaño, la técnica de los carteles en la que solo predominaba la belleza de la imagen y el arte en sí mismo.”

El olor de los días felices, nos transporta junto a Anna y sus amigos a esa ciudad tan magnífica, donde cada rincón, cada anécdota hace que quisiéramos formar parte de esa historia, y ayudar a Anna en su gran aventura y lo hace con una prosa tan descriptiva que parece que nos encontremos allí mismo.

Es una lectura ágil y amena, que Marta hace que la sientas tan tuya que al darte cuenta ya has llegado al fin de este recorrido por las grandes ciudades como Barcelona, Madrid y finalmente Filipinas, dejándote un gran sabor de boca al formar parte de este suceso. Un homenaje a todas esas mujeres que lucharon por conseguir sus sueños, donde todo se complicaba por el solo hecho de ser mujer, y ya si eras huérfana aún más. Nada se conseguía gratis, todo tenía un precio, pero el buen hacer de Anna, su gran fortaleza, su tozudez, e incluso su inocencia, harán de ella la primera mujer publicista del país, haciéndonos recordar productos tan famosos como «Heno de Pravia», los polvos de arroz, y marcas tan famosas como «Gal» entre muchas más que nos harán evocar sus olores en nuestra memoria.

Vanessa Cánovas

 

Título: El olor de los días felices
Autora: Marta Gracia Pons
Editorial: Maeva
Páginas: 412
Fecha de publicación: abril 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar