El juramento de Whitechapel – José Javier Abasolo

El juramento de Whitechapel

De los oscuros callejones de un miserable barrio londinense surgió un criminal de leyenda. Cinco crímenes atroces y nadie a quien acusar. Ciento treinta y dos años de conjeturas sobre la identidad del monstruo que asoló Whitechapel entre agosto y noviembre de 1888.
De la mano de José Javier Abasolo (Bilbao, 1957) nos llega ‘El juramento de Whitechapel’, enésima aproximación a la figura del Destripador desde el mundo de la ficción. Eso sí, una de las novelas más originales que he leído sobre el tema.

Confesiones y juramentos

Estamos en plena guerra civil y asistimos a las reflexiones de un hombre a punto de morir, mejor dicho, de ser asesinado. Se trata de un sacerdote encarcelado y condenado a muerte por no haber seguido las directrices del bando golpista. Continuar fiel al legítimo gobierno de la República como Capellán de un batallón del Euzko Gudarostea (Ejército Vasco) le va a costar la vida.

En tan oscuros momentos sus pensamientos retroceden hasta finales de 1931 cuando, recién salido del seminario, fue enviado a un pequeño pueblo vizcaíno a tomar confesión a un moribundo.
El enfermo resulta ser Sabino Policarpo de Arana y Goiri, fundador del PNV que aquejado de la enfermedad de Addison fallece a la temprana edad de 38 años. En su lecho de muerte le cuenta al joven sacerdote una historia apasionante y terrible que le aconteció en Londres cuando era todavía un jovenzuelo inexperto en las cosas de la vida.

Los Kingsfield y Whitechapel

Tras la muerte de su madre en 1888, Sabino anda un poco desorientado y deprimido. A instancias de su hermano mayor viaja a Londres con objeto de completar su formación y aprender el idioma. Allí estará bajo la tutela de Sir Peter Kingsfield, un próspero hombre de negocios amigo de su difunto padre.

Casualmente aterriza en la capital inglesa cuando un asesino demencial está comenzando a aterrorizar la ciudad. Charles, hijo de Sir Kingsfield, lo recibe y no tardan en trabar amistad. Fruto de esta le ofrece ayudarlo en lo que ya es para él una obsesión, desenmascarar al monstruo de Whitechapel. Las víctimas siguen aumentando mientras Sabino y su nuevo amigo recorren callejones, tabernas infectas y prostíbulos del popular barrio en busca de pistas que puedan ayudar a detener la carnicería.

Quién diablos será El Destripador

Bajo esta premisa se ha publicado mucho. Pastiches, artículos, novelas, cómics, ensayos…
Los que tengo más frescos son dos obras muy distintas entre sí: la excepcional novela gráfica ‘From Hell’ de Alan Moore y Eddie Cambell y la fallida ‘Retrato de un asesino’ de Patricia Cornwell.
‘El juramento de Whitechapel’ nos hace una propuesta diferente y atractiva. Mezclando de forma natural personajes reales con ficticios logra una total inmersión del lector en la trama, aún más gracias a la estructura narrativa del libro. Dos son las voces a través de las cuales se nos narra la acción con saltos en el tiempo que ayudan mucho a contextualizar la historia y empatizar con los protagonistas.

El marco histórico es impecable, se nota una gran labor de investigación y documentación por parte del autor. En este punto es donde yo tengo algún problema. Como persona a la que le ha interesado mucho todo lo que gira alrededor de Jack El Destripador, hay pasajes del libro que por ya conocidos se me hacen algo pesados. Aun así, el ritmo es bueno y la fusión entre realidad y ficción perfecta.
Aunque por supuesto la sombra del Destripador es alargada, me ha interesado mucho la aproximación a Sabino Arana. He sentido curiosidad por ese joven pipiolo, muy religioso y bastante pacato que al tiempo fue parte tan importante de nuestra historia.
Un buen relato policial con una resolución plausible. Al menos tanto como sus predecesores.

 

José Antonio Algarra

Título: El juramento de Whitechapel
Autor: José Javier Abasolo
Editorial: Erein Argitaletxea
Páginas: 432
Fecha de publicación: mayo 2019

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.