El juicio de Miracle Creek – Angie Kim

El juicio de Miracle Creek

Angie Kim (Seúl – Corea del Sur, 1969), afincada en Baltimore desde su preadolescencia, nos presenta su primera novela, El juicio de Miracle Creek, ganadora del Premio Edgar a la Mejor Primera Novela de un autor estadounidense en 2020.

Oxigenación hiperbárica

“También llamada oxigenoterapia hiperbárica; es la administración de oxígeno a una presión atmosférica mayor de la normal. El procedimiento se realiza en cámaras especialmente diseñadas que permiten respirar oxígeno puro en condiciones hiperbáricas, es decir, a presión barométrica o atmosférica tres veces más alta que la normal… Algunos factores que limitan la utilidad de la oxigenación hiperbárica son los riesgos de incendio y descompresión explosiva…”.

La escritora tiene a bien explicarnos, al comienzo del libro, el concepto sobre el que gira la novela: la oxigenación hiperbárica. Posteriormente, nos da a conocer el elenco de personajes como lo hacía Agatha Christie. Puede resultar chocante al principio, pero cuando iniciamos la lectura comprendemos el motivo. Sin ser muchos los protagonistas sobre los que gira la trama, necesitaremos acudir a este listado para hacernos con cada uno, puesto que parte de ellos son Coreanos y sus nombres pueden llegar a confundirnos. También suele ser un recurso utilizado en los thrillers judiciales para poner en situación al lector.

¿Hasta dónde llegarías para proteger a tu familia?

“Mi marido me pidió que mintiera. No era una gran mentira. Tal vez él ni siquiera la consideraba una mentira; y yo tampoco, al principio”.

Empieza con fuerza este thriller judicial de casi 500 páginas, narrándonos el incidente: la familia Yoo, formada por Pak, el padre; Young, la madre, y su hija adolescente Mary (inmigrantes coreanos), es propietaria de la empresa Miracle Submarine SRL, centro de Oxigenoterapia Hiperbárica (OHB) ubicado en Miracle Creek, Virginia. Un día, cuando está a punto de acabar una de las sesiones, se produce un incendio en el exterior de la cámara hiperbárica, junto a los tanques de oxígeno, que provoca la muerte de dos de los pacientes que se encuentran en el interior de la misma: Kitt, madre de TJ, un niño autista y Henry, un niño también diagnosticado de autismo.

Las sospechas recaen inmediatamente sobre Elizabeth, madre de Henry, que justo ese día decide no entrar en la cámara ni acompañar a su hijo a la sesión.

El juicio

Los capítulos nos llevan a los distintos días del juicio y nos presentan a siete testigos, también posibles sospechosos. Todos han mentido en sus declaraciones de una forma u otra sobre el día del accidente, sobre lo que estaban haciendo; pequeñas mentiras que consideran intranscendentes y sin mayor repercusión para el caso. Pero según avanzamos, vamos viendo que esos detalles nos hacen plantearnos si están acusando a la persona correcta.

La escritora, ex abogada, se mueve como pez en el agua en la trama argumental del juicio. Y no se queda ahí, sino que aprovecha para tratar asuntos que conoce perfectamente, como la inmigración y la adaptación a la cultura occidental. La esperanza de una vida mejor, la maternidad, las necesidades de los niños autistas: nos hace reflexionar sobre ello y preguntarnos cómo actuaríamos nosotros en ciertas situaciones.

«Al final, la vida funciona así, todos los seres humanos son el resultado de un millón de factores distintos combinados. Las cosas buenas y malas, resultan de la conspiración de cientos de aspectos menores que de por sí solos no tienen ningún peso”.

Análisis final

El juicio de Miracle Creek presenta una trama interesante, sobre todo cuando se centra en el juicio, en las declaraciones de los testigos y de los abogados de la defensa y de la acusación. Sin embargo, hay momentos   en los que se recuerdan los días previos al accidente, que la narración se pierde un poco o cae en la repetición. También encontramos algún personaje, como una de las ayudantes de la abogada defensora, que su aparición es testimonal y podría fácilmente prescindir de el.

Y comentar algo que me sorprendió de la traducción, que fue el encontrar numerosos fallos en la misma, que espero que en posteriores ediciones solventen.

Éste es un gran debut de una escritora de la que sin duda seguiremos escuchando hablar.

 

Román Romeral

Título original: Miracle Creek: A Novel
Título: El juicio de Miracle Creek
Autora: Angie Kim
Traducción: Constanza Fantin Bellocq
Editorial: Trini Vergara Ediciones
Páginas: 464
Fecha de publicación: marzo 2021

 

 

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.