El hombre que nunca le haría daño a nadie – Roger Rubio

El hombre que nunca le haría daño a nadie

Roger Rubio (Barcelona, 1975) irrumpe en el panorama literario tras un largo recorrido como guionista. ‘El hombre que nunca le haría daño nadie’ es la primera obra que publica en solitario y un homenaje al género que nos ocupa. Es la historia de un adicto a la novela negra, pero también la de un hombre al que, sin haber hecho daño a nadie, se le acusa de unos crímenes perfectos que ha escrito.

NO HE SIDO YO

Imagina un escenario en el que te entretienes creando historias. Las escribes en tu cuaderno. Tienes una vida estable financiada por un trabajo que detestas –como casi todos–, pero un día cualquiera, eso que has escrito se hace tangible. Y tú eres el principal sospechoso. Así comienza ‘El hombre que nunca le haría daño a nadie’, con una prostituta como primera víctima.

Olivares es el dueño de la libreta. En ella aparecen descritos los hechos que son objeto de investigación. El tipo que aparenta no haber cruzado nunca la línea que separa el bien del mal reside en la Barcelona actual, trabaja en el departamento de recursos humanos de una empresa hotelera y siempre lleva consigo el bloc que pondrá en duda su inocencia.

SI NO HA SIDO ÉL…

Los inspectores de policía se sumergen en un rompecabezas y acompañan al lector hasta que se resuelve el misterio. La pregunta relativa al quién impide que la lectura se vea interrumpida. Hacer comparaciones es un tanto injusto, pero por algún motivo, el juego me ha recordado a Agatha Christie y su majestuoso estilo al diseñar enigmas.

Rubio incluye la crítica social asociada a la novela negra y unos personajes que podrían ser todos protagonistas. Cada uno tiene su particular fuerza, y juntos impulsan una trama que avanza sirviéndose de un ritmo tan ágil como orgánico. Los capítulos son cortos y dinamizan la lectura presentándose como si fueran escenas de una película.

Además, en el relato no tienen cabida los clichés. Tanto los personajes como los lugares son descritos como si el escritor hubiera estado en contacto con los mismos. Y como no podía ser de otra manera, la crítica social permanece al servicio de la actualidad, incluyendo denuncias sobre el machismo o la precariedad laboral.

UNA PROMESA

Cuando leo a Roger extraigo esa falta de experiencia que caracteriza a la mayoría de obras noveles, pero a su vez intuyo un talento que no puede desperdiciarse. El autor domina el diseño estructural vinculado a la trama, la construcción de personajes y, sin duda, suscita y mantiene el interés del lector a lo largo de la historia.

El escritor ha recibido el IV Premio Tuber Melanosporum celebrado en la V Edición del festival gastro-literario ‘Morella Negra com la Trufa’, un galardón que otorgó el jurado tras leer las cinco novelas finalistas. Espero más de Roger Rubio y le deseo que el puñal trufero lo acompañe.


Roser Ribas

Título: El hombre que nunca le haría daño a nadie
Autor: Roger Rubio
Editorial: Ediciones B
Páginas: 296
Fecha de publicación: enero 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario