El hombre perdido – Jane Harper

Jane Harper (Manchester, 1980) introduce el entorno como un elemento básico para sus tramas. Plasma el paisaje, el clima y el ambiente únicos de Australia de forma magistral. Su tercera novela, El hombre perdido, no es una excepción. En ella nos enfrenta a la misteriosa muerte de un hombre bajo el sol implacable del desierto.

UNA MUERTE INEXORABLE BAJO EL SOL ABRASADOR

En una comunidad de Queensland con sesenta y cinco habitantes y cien mil cabezas de ganado dirigidas por el ruido y movimiento de los helicópteros, la familia Bright posee 3.500 kilómetros cuadrados de terreno. Cameron sale un día a arreglar un  repetidor y nunca regresa.  Su cuerpo es localizado junto a la antigua tumba del ganadero —legendario y simbólico lugar desde hace un siglo— donde buscaba la pequeña sombra escurridiza proyectada por la lápida. ¿Qué hacía Cameron junto a la tumba? ¿Por qué habría abandonado su coche, bien abastecido y en funcionamiento, a nueve kilómetros de distancia, con las llaves dentro? Junto al cadáver se reúnen sus hermanos Nathan y Bub, que llevan meses sin verse, con la policía. No hay signos de violencia, por lo que los agentes piensan que se trata de un extraño suicidio. Sin embargo, Nathan duda de que esta sea la razón de su muerte. 

UNA TIERRA HOSTIL: ESCENARIO Y VERDUGO

A lo largo de treinta y nueve capítulos, con una prosa sencilla y envolvente, la autora teje una trama bien hilada, con un ritmo tranquilo y sin grandes giros, a la vez que demuestra su capacidad para evocar el paisaje de Australia y captar la brutalidad de su clima: una de las características que han hecho que su escritura sea tan distintiva, con su forma de capturar el entorno físico. Las vívidas descripciones trasladan al lector al interior del país donde se percibe una enorme e incomprensible inmensidad; casi se puede saborear el polvo, sufrir las tormentas de arena, sentir la cegadora luz del sol y retorcerse incómodamente mientras el sudor cubre la piel. Describe sin tapujos lo que la muerte por agotamiento causada por el calor y la deshidratación ha hecho a Cameron: si esto es un asesinato, el arma ha sido la propia tierra.

SOLEDAD Y AISLAMIENTO EN EL INTERIOR DE AUSTRALIA

En el relato tienen más peso unos personajes genuinos, reales, bien trazados y sus relaciones que el misterio y la investigación sobre la muerte de Cameron. Cada uno tiene algo que aportar. Destaca entre ellos el protagonista, Nathan, quien, en su búsqueda de respuestas, va a desenterrar fantasmas y secretos del pasado.

Uno de los temas principales de la novela es el aislamiento, la soledad, la vida en una comunidad remota del interior del país, su día a día, su especial conexión con la tierra, sus inflexibles reglas y cómo su carácter es moldeado por un lugar hostil e inclemente.

La leyenda del ganadero en cuya tumba se encontró a Cameron también se entremezcla en la narración. Cada personaje tiene su propia versión de cómo acabó aquel hombre, lo que revela algo sobre la persona que la cuenta y sobre los riesgos que hay que aceptar al vivir en un paisaje tan brutal en una tierra de extremos.

En este sólido drama familiar Harper va desgranando con delicadeza las vivencias de Nathan, su desafortunado matrimonio, su complicado divorcio y sus errores del pasado que lo han condenado al ostracismo y a un confinamiento solitario en un espacio interminable.

En El hombre perdido Jane Harper dibuja el misterio con gran habilidad al mismo tiempo que traza una historia de silencios, secretos escritos en fragmentos de piel, heridas cicatrizadas, violencia doméstica, rendición, dolor, miedo y perdón.

Victoria Velasco

Título original: The Lost Man
Título: El hombre perdido
Autora: Jane Harper
Traducción: Jofre Homedes Beutnagel
Editorial: Ediciones Salamandra 
Páginas: 384
Fecha de publicación: mayo 2021

No hay comentarios

Deja tu comentario