El enigma de la habitación 622 – Jöel Dicker

El enigma de la habitación 622

Jöel Dicker (Ginebra, 1985) ha regresado a las librerías con una nueva novela: El enigma de la habitación 622, un título muy sugerente que, con absoluta seguridad, atraerá a millones de lectores en todo el mundo.

Esta es la obra más personal de todas las que Dicker ha escrito hasta ahora. De hecho, el novelista suizo es uno de los personajes que aparecen en ella. Además, el autor ginebrino rinde homenaje a Bernand de Fallois, el editor que publicó La verdad sobre el caso Harry Quebert en el año 2012, fallecido hace dos años.

EL ENIGMA

El libro comienza con la aparición del cadáver de un hombre en la habitación número 622 del hotel Palace de Verbier, situado en el corazón de los alpes suizos. 

A partir de este momento, comenzará la reconstrucción de los hechos en busca de una explicación. Para ello, habrá que retroceder a diferentes momentos de la historia de uno de los bancos más prestigiosos de Ginebra: el banco Ebezner.

PODER, DINERO Y AMOR

La ambición desmedida de Macaire Ebezner, Lev Levovitch y Anastasia von Lacht constituye el núcleo central del argumento de El enigma de la habitación 622. Sus tres protagonistas, a lo largo de todas las páginas, perseguirán el poder para conseguir el amor y pelearán para, a través de este, acceder al poder

Con ellos, asistiremos a las fiestas más exclusivas, a los restaurantes más modernos y a los hoteles más lujosos de Suiza. Son, ciertamente, escenarios donde se desarrollan representaciones teatrales en las que cada persona interpreta un papel que difiere bastante de su vida real.

Es por ello por lo que esta novela censura, por una parte, a la alta sociedad suiza. Mientras que, por la otra, representa una crítica severa al sistema financiero del país helvético, generalmente muy aficionado a acoger fondos económicos de reprobable procedencia bajo la premisa del secreto bancario.

THRILLER CONVENCIONAL

Nos encontramos, en consecuencia, ante un thriller de manual. Los acontecimientos se suceden a buen ritmo, aunque dependiendo de los capítulos, este puede resultar más lento. En ocasiones, el lector puede tener la sensación de estar dando vueltas en espiral, cuando no en círculos, sobre los mismos asuntos y personajes. 

El enigma de la habitación 622, en cualquier caso, procurará entretenimiento a quien tenga la loable pretensión de pasar un agradable rato de lectura.


Julio Megía

Título original: L’Énigme de la chambre 622
Título: El enigma de la habitación 622
Autor: Jöel Dicker
Traducción: María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego
Editorial: Alfaguara 
Páginas: 619
Fecha de publicación: junio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario