El eco negro – Michael Connelly

el eco negroAllá por un lejano 1992, Michael Connelly (Filadelfia, 1956) dio vida al detective Harry Bosch, un personaje marcado a fuego por su dura experiencia en Vietnam, en su primera entrega: El eco negro. Veintiocho años después, se acaba de publicar en España la vigésimo sexta: Fuego nocturno. Parece que no pasen los años por dicho personaje, ya que sigue estando de actualidad y su estatus no envejece con el paso del tiempo. De su última novela ya hablaremos en otra ocasión; ahora, centrémonos en El eco negro.

HARRY BOSCH SE CRUZA CON SU PASADO

Harry Bosch, detective de la división de Hollywood del departamento de policía de Los Ángeles, es llamado para echar un vistazo a un cadáver que ha aparecido en una de las tuberías de la ciudad. Todo parece indicar que la causa de la muerte ha sido una sobredosis, pero Harry enseguida se da cuenta de que «hay piezas que no encajan». Hay indicios de un posible asesinato. Cuando ve a la víctima, la reconoce al instante: Billy Meadows, un antiguo compañero con el que coincidió en Vietnam mientras combatían en la red de túneles subterráneos del Vietcong. A esta unidad la llamaban «ratas de túnel» y ambos formaban parte de ella.

Los recuerdos de su pasado en la guerra vuelven a acecharle y Bosch tratará de esclarecer qué le ha ocurrido realmente a Meadows. No lo tendrá nada fácil, ya que, nada más empezar, sus superiores pondrán trabas a la investigación y el FBI también hará acto de presencia.

Anteriormente, a causa de otro caso independiente al actual, Bosch tuvo ciertos problemas con asuntos internos, quienes querían empapelarle para quitárselo de en medio. Parece que en aquel momento no lo consiguieron, pero no se han olvidado de él y volverán a importunarle para intentar cumplir su cometido.

Harry Bosch, Vietnam, Meadows, asuntos internos y el FBI. Con esta suculenta mezcla empieza la trama de El eco negro.

ASOMÁNDONOS A LA GUERRA DE VIETNAM

En Estados Unidos, la guerra de Vietnam la tienen muy presente en su memoria histórica y esto Connelly lo plasma en su novela con mucho acierto. Son muchos los momentos en los que el autor nos hace mirar hacia el pasado para conocer y seguir muchos de los aspectos de la trama. De hecho, el título de la novela nos lleva directamente a aquellos túneles subterráneos del Vietcong, en donde se podía sentir aquel angustioso eco negro.

Fueron muchas las personas que perecieron en aquel absurdo (como todos) conflicto bélico y, los que volvieron, lo hicieron con muchos traumas y marcados de por vida. Algunos, como Meadows, se refugiaron en la droga (aunque él ya había puesto el pie en ese mundo mucho antes y lo continuó allí) y salían y entraban de la cárcel con asiduidad. Otros como nuestro detective consiguieron hacer vida «normal», aunque las pesadillas y la falta de sueño los acompañen durante el resto de sus vidas.

Aquella contienda marcó a toda una generación y el autor pretende que no nos olvidemos nunca de ellos.

UNA OBRA MUY COMPLETA

La calidad literaria de Connelly es incuestionable y se refleja en todos los aspectos de la novela. Ha conseguido crear un protagonista atractivo para todos los lectores de este tipo de obras. Harry tiene un pasado difícil que ha marcado su manera de ser, e incluso tiene otro pasado más reciente (sus problemas con asuntos internos) que continúan moldeándolo. Parece mentira que en una primera entrega sepamos tantas cosas de él, es como si Michael nos lo hubiera dado todo de golpe para que nos apoderemos de Bosch y no podamos soltarlo ni olvidarlo.

No solo de Harry bebe la novela, ya que todas las figuras literarias que aparecen en ella están perfectamente perfiladas y llenas de personalidad. Entre ellas destaco a la pareja formada por Lewis y Clarke, dos capullos de asuntos internos que nos harán pasar grandes ratos.

La trama de El eco negro es compleja pero a la vez muy fácil de seguir, en ella no encontraremos absolutamente nada de paja. Connelly nos lo va dando todo poco a poco y nos lo explica de una manera sublime. Muchas veces, algunos lectores (entre los cuales me incluyo) se pierden momentáneamente en según qué tramas debido a su complejidad y tienen que releer algunos párrafos para volver a encontrarse. Esto no sucede en la obra que tenemos entre manos. Siendo intrincada, no me he sentido perdido en ningún instante y esto es un punto a favor del autor.

También notaremos cómo Michael afina a la hora de darnos pequeños detalles que pueden pasar completamente desapercibidos. ¿Sabéis cómo la policía hace que el interrogado se sienta incómodo en su silla mientras dura el interrogatorio? Connelly nos lo explica, con pelos y señales. 

EL LEGADO DE HARRY BOSCH

Michael Connelly sigue ofreciéndonos más y más casos con Harry de por medio, lleva muchos años entre nosotros pero sigue estando más vigente que nunca. Esperamos que esta tendencia siga durante mucho tiempo. Ya vamos por la vigésimo sexta entrega, ¿hasta dónde llegaremos?

Actualmente le podemos poner cara gracias a la serie Bosch que emite Amazon Prime, basándose en algunos casos de las novelas protagonizadas por el detective. 

Larga vida al detective Harry Bosch.

Jose Núñez

Título original: The Black Echo
Título: El eco negro
Serie: Harry Bosch 1
Autor: Michael Connelly
Traducción: Helena Martín
Editorial: Roca Editorial
Páginas: 496
Fecha de publicación: julio 2018

No hay comentarios

Deja tu comentario