El dux del fin del mundo – José Zoilo Hernández

el dux del fin del mundo

Si están leyendo estas líneas, quiere decir que la aventura de nuestro gran guerrero Attax ha llegado a su fin. ‘El dux del fin del mundo’ de José Zoilo Hernández (Tenerife, 1977) pone punto final a la trilogía de «Las cenizas de Hispania», iniciada con ‘El Alano’ y continuada con ‘Niebla y Acero’.

Rumbo a Lucus

Tras la dura batalla en la defensa de Coviacum contra los godos –los que habían sido sus compañeros, hasta que abandonaron su ejército por el brutal saqueo llevado a cabo por estos en la ciudad de Asturica Augusta–junto con los habitantes hispanos de la ciudad, Attax y los suyos  están deseando regresar a Lucus, y recuperar el que antaño fue su hogar. Una promesa hecha y su querida Aspasia quedaron a la espera de la vuelta del bárbaro.

“Y en Lucus me aguardaba Aspasia, mi ancla de cordura en este mundo desquiciado. O eso esperaba, porque lo cierto es que en la discusión que mantuvimos antes de mi partida ella se negó a tranquilizarme concediéndome tal promesa”.

Pero el tan esperado regreso no será el deseado por Attax. A su llegada, deberá hacer frente a sus tan temidas pesadillas y comprobará, que en ocasiones, se hacen realidad. Su gran amor, aquella por la que un pagano como él juró que no estaría con ninguna otra mujer por respeto a ella, no lo esperó. Todos sus deseos de poder engendrar e iniciar su propia estirpe le han sido arrebatados. El orgullo del alano está herido.

“Recordé mi promesa a la virgen mártir santa Eulalia, en la entonces lejana Emerita: volver a Lucus sanos y salvos, obtener el perdón de la hispana y, si no era demasiado tarde, tener con ella un pequeño al que regalar su primera espada”.

Vuelta a las andadas

Tiempo después de establecerse en Lucus y volver a recuperar parte de su anterior vida, gracias a la concesión de Cayo, el tío de Marco, nuestros protagonistas deberán volver a huir tras una nueva invasión de los suevos, compinchados con ciertos hispanos de la ciudad. Alertados por un ser querido, consiguen escapar instantes antes de la horda sueva en la caída de Lucus. En su huida, Attax volverá a reencontrarse veinte años después con Lucio, un hispano al que había conocido en un carromato como prisionero de guerra junto a él, antes de ser vendido como esclavo en Conimbriga. Gracias a Lucio, Attax y lo suyos emprenderán una nueva vida en el territorio de Aunonia.

Lejos de poner fin a la lucha y comandados por su primipilus Marco, Attax, Lucio y compañía volverán a tener confrontaciones contra las tropas suevas, comandadas por el odiado Teodomiro, el hombre con el que el alano tiene algunas cuentas pendientes. En uno de los numerosos enfrentamientos contra sus tropas, salvarán a un grupo de godos –comandados por una mujer envuelta en un halo de misterio acerca de su verdadera identidad– de una muerte segura a manos de los suevos. El azar y el destino les tendrá preparada una nueva sorpresa… El tiempo pone a cada uno en su lugar.

Todo llega a su fin

‘El dux del fin del mundo’ es la despedida de nuestro querido Attax. Un personaje que, a lo largo de las tres novelas de José Zoilo Hernández, va envejeciendo físicamente pero no espiritualmente. A pesar del paso de los años, el guerrero sigue dentro de él, aunque la madurez propia del que está bien entrado ya en la cincuentena de edad le permite contenerse, reflexionar e imponer el sentido común ante el ardor y la pasión por la batalla y la sangre del enemigo.

“Todos los hombres sois iguales, ¡unos salvajes que solo están contentos cuando se arrancan la cabeza los unos a otros!”.

Tal y como escribí en las reseñas de las anteriores novelas de la trilogía, José Zoilo ha creado una historia espectacular, con todo lujo de detalles y recreaciones de las batallas, en una época desconocida y poco leída por la gran mayoría, entre la cual me incluyo el primero de todos. Acostumbrado a leer novela histórica acerca del Imperio romano, el haber leído «Las cenizas de Hispania» me ha permitido ver que más allá de Roma hay vida, y todo gracias a los godos, vándalos, suevos, hispanos y cómo no, a nuestro querido alano.

Un magnífico broche de oro en el final de este apasionante viaje por la Hispania tardorromana, abandonada a su suerte por un Imperio romano despreocupado de lo que acontece más allá de sus fronteras.

Gracias por esta fantástica aventura. Gracias por estos meses de lectura apasionante junto a ti, Attax. ¡Que tus sueños se hagan realidad, viejo amigo!

 

Ricard Pascual

Título: El dux del fin del mundo
Trilogía: Las cenizas de Hispania III
Autor: José Zoilo Hernández
Editorial: Ediciones B
Páginas: 718
Fecha de publicación: junio 2019

2 Comentarios
  • José Zoilo Hernández
    Publicado a las 09:53h, 02 abril Responder

    El placer ha sido todo mío. He disfrutado con cada una de las reseñas, pero sobre todo al ver cómo Attax ha terminado por ocupar un rinconcito en vuestro corazón. ¡No puedo desear más, gracias!

    • Ricard Pascual
      Publicado a las 10:01h, 03 abril Responder

      Una trilogía excelente. He disfrutado muchísimo estos meses junto a Attax.

Deja tu comentario