El diablo y el mar oscuro – Stuart Turton

el diablo y el mar oscuro

¡Arriad velas y levad anclas, grumetes! Surquemos los mares en busca de aventuras, misterios y supersticiones. Stuart Turton (Inglaterra, 1981) navega como pez en el agua en el mundo literario con su segunda obra, El diablo y el mar oscuro. Sujetaos bien al mástil porque el viaje promete ser movido.

UN VIAJE MALDITO

Un galeón Indiaman —barcos mercantes que comerciaban con las Indias orientales— zarpa de Batavia (la actual Yakarta) con rumbo a Ámsterdam para vender especias procedentes de tierras indonesias. A bordo se encuentra Arent (curioso nombre cuanto menos), que acompaña al brillante Samuel Pipps en el que puede ser su último periplo: va camino a la capital holandesa para ser juzgado y su destino puede ser la horca.

En el navío también viajan el gobernador de Batavia, Jan Haan, su esposa e hija, junto con otros dignatarios y pasajeros destacados. Si la expedición es ya de por sí peligrosa —piratas, naufragios, rutas casi inexploradas, enfermedades… por contar algunas amenazas a las que tendrán que hacer frente en los más de ocho meses que pasarán embarcados— hay que sumarle una maldición y una serie de eventos firmados por el mismísimo diablo que aterrorizarán a todos. Lástima que la persona más lista de la nao esté encerrada en los calabozos.

A TODA VELA

La historia transcurre en un espacio cerrado y muy limitado y casi una veintena de personajes aparecen en escena en mayor o menor medida. No me avergüenza decir que sospeché de más de la mitad a la hora de adjudicarles la autoría de los misterios.

Sin embargo, El diablo y el mar oscuro cuenta con un buen repertorio de protagonistas femeninas que, mostrando una gran fortaleza en las sombras, consiguen abrirse camino en un territorio dominado por el sexo masculino como lo es un buque.

Capítulos cortos saltando de un personaje a otro, giros argumentales y enigmas cautivadores hacen que con esta lectura te pongas viento en popa hasta atracar en un final realmente inesperado en el que todo queda resuelto y de manera más que satisfactoria. (Por ponerle un «pero», me hubiese gustado ver un desenlace diferente, aunque no me disgusta del todo el actual).

HISTORIA O FICCIÓN

Definen este libro como un thriller histórico, mezcla de Sherlock y Master and Commander, y después de la lectura comparto esta afirmación. O tal vez Poirot, ya que el autor confesó ser fan incondicional de Christie y su idea siempre fue escribir un libro al estilo de la autora británica. Es una novela con la que disfrutarán los amantes de acertijos a priori imposibles. En más de una ocasión he puesto mis neuronas a trabajar en busca de una solución plausible, pero se me escurría como un pez entre mis dedos.

Stuart Turton, ganador del Costa Award con su primera novela Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, avisa al lector diciendo que «esto es ficción histórica donde la historia es la ficción». Y sí, puede que el libro no sea el más riguroso ni el más fidedigno en cuanto a los eventos que ocurrieron en el siglo XVII, la tecnología más avanzada que la empleada en la época o el funcionamiento de un Indiaman. Pero estas licencias las puedo permitir si, a cambio, me ofrece una trama sólida capaz de sorprenderme en cada vuelta de hoja.

Así que no lo dudéis. Coged vuestra brújula y un catalejo porque os aseguro que os harán falta para orientaros y poder salir del embrujo de estas páginas, y atisbar esos misterios que no veréis venir.

 

María García

Título original: The Devil and the Dark Water
Título: El diablo y el mar oscuro
Autor: Stuart Turton
Traducción: Isabel Fuentes García
Editorial: Ático de los Libros
Páginas: 506
Fecha de publicación: noviembre 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.