El búho – Samuel Bjørk

El búho

Conocido como el pájaro de la muerte por su grandes ojos y por ser una ave nocturna, el búho se ha considerado desde la antigüedad como un ser de mal agüero, cuyos mitos y supersticiones han llegado hasta nuestros días. Y, siendo así, no va a ser menos en esta novela, ‘El búho’, la segunda de la trilogía —hasta el momento— de los inspectores Mia Krüger y Holger Munch publicada por Frode Sander Øien (Thondheim, 1969), el escritor nórdico más conocido como Samuel Bjørk.

¿Muerte ritual?

Durante una excursión por los bosques noruegos, el botánico y fotógrafo Tom Petterson encuentra el cadáver desnudo de una muchacha sobre un pentagrama dibujado en el suelo de un descampado, rodeado de plumas y velas, con un lirio en la boca y una extraña posición de los brazos. Su cuerpo, demasiado delgado para alguien de su edad; su estómago, solo lleno de pellets o más conocido como pienso de animal.

Cuando parece que el caso está encallado y nadie consigue avanzar, un vídeo colgado en los pozos negros de Internet pone en jaque de nuevo a la policía. En la pantalla, la joven muerta, ahora viva, gatea sobre una pesada rueda grande para obtener comida. Los pellets. Un experimento de estímulo-respuesta igual que los que realizaban los psicólogos John B. Watson y Harvey A. Carr con ratones en los años 70. Nada, cosas frikis de psicología que me vinieron a la mente mientras leía ‘El búho’.

‘Inestable, no apta para trabajar’

Mia había sido suspendida. Tras resolver el caso anterior de ‘Viajo sola’, su superior Mikkelson y el sistema la habían abandonado y obligado a asistir a un psicólogo para recuperar la cordura, hablar del pasado —la muerte de su hermana gemela Sigrid— y dejar los peligrosos vicios si quería reincorporarse de nuevo al cuerpo policial.

Ella, la única investigadora capaz de trabajar con la cabeza, con esa oscuridad que siempre la acompañaba, con sus momentos de ausencia donde era ella y las víctimas, ahora volvía a ser requerida y salvada por su compañero y amigo Holger Munch.

Estructura nórdica y compacta

Ochenta capítulos cortos y fugaces conforman ‘El búho’, una obra de ligera narrativa y suspense asegurado, donde el protagonismo recaerá no solo en el desenlace de la trama —duro y nada previsible al menos para esta lectora—, sino en la siempre angustiosa, pastillera y alcohólica vida de Mia así como en la familia de Holger. 

Cuando leo sagas, siempre acostumbro a recomendar que el primero sea por el que uno ha de empezar. En este caso también, pero sí es cierto que, gracias a los antecedentes que el autor nos deja entrever en la obra, es posible entenderla y llegar a formarse una idea global sin necesidad de leer la primera. 

‘El búho’ cayó en mis manos hará ya un par de años. El volver a leerlo de nuevo y así reseñarlo solo tiene un objetivo final: ser capaz de empezar el tercero de la serie, ‘El niño en la nieve’, teniendo en mente la trayectoria de Mia y Holger sin mezclar contenidos de las otras sagas nórdicas que abastecen mis estanterías (suecas, por supuesto).

 

Alba R. Prieto

Título original: Uglen
Título: El búho
Serie: Mia Krüger & Holger Munch 2
Autor: Samuel Bjørk
Traducción: Martin Simonson
Editorial: Suma de Letras
Páginas: 520
Fecha de publicación: septiembre 2016

No hay comentarios

Deja tu comentario