El bosque sabe tu nombre – Alaitz Leceaga

El bosque sabe tu nombre – Alaitz Leceaga

el bosque sabe tu nombre

Amor, celos, venganza, culpa, magia. Con estos elementos se presenta Alaitz Leceaga (Bilbao, 1982) en el panorama literario con ‘El bosque sabe tu nombre’, de Ediciones B, una saga familiar con tintes sobrenaturales y una historia difícil de olvidar.

UN ESCENARIO IDÍLICO

Basondo, ese lugar donde “el mar se levanta contra la tierra y el viento arranca árboles centenarios del suelo” es el punto de origen de la novela. Este pueblo imaginario de Cantabria es un paisaje de ensueño donde magia y realidad se unen de forma magistral.

Finales de los años 20. Estrella y Alma Zuloaga, dos hermanas gemelas hijas de marqueses, están acostumbradas a una vida privilegiada de lujos y fiestas. Un misterio rodea a la familia, en concreto a todas las mujeres del linaje, que son bendecidas con unos dones mágicos que se transmiten de generación en generación.

Pero una maldición pende sobre las cabezas de las dos niñas. Una de ellas no llegará a cumplir los quince años. Y este hecho marcará el resto de la vida de la superviviente, nuestra protagonista.

UNA ÉPOCA OSCURA

La trama abarca el periodo en España, Estados Unidos y otros países europeos entre los años 20 y 40 del siglo pasado. Fue una época oscura y difícil en nuestro país y en medio mundo. Y más aún para las mujeres. Las injusticias, el machismo y las dificultades a las que se enfrentaba el sector femenino eran abrumadoras.

“Las mujeres casi nunca hacemos lo que nos da la gana, ni siquiera las marquesas. Eso está sólo reservado para los hombres”.

En el área laboral tampoco tenían un camino fácil. Los derechos y la situación en la que los trabajadores vivían evidenciaban todavía más la desigualdad respecto a la clase pudiente y con recursos.

“Los trabajadores se niegan a aceptar su lugar en la cadena y siempre andan tratando de imponer su voluntad por la fuerza”.

Tal era la situación en ciertos países que muchos se veían en la obligación de emigrar. La novela refleja especialmente y de manera precisa la vida de la mujer durante la primera mitad del siglo XX en España y en EE.UU. Las diferencias entre los dos países eran notables. Mientras en uno sufrían la represión y las consecuencias de la guerra, en el otro se respiraba glamour, progreso y despreocupación. Pese a todo, el deseo de volver al lugar de procedencia de uno puede ser más fuerte que la razón.

“Puedes obligar a alguien a vivir en un lugar pero no puedes obligarle a que lo sienta como su hogar: la tierra es algo que uno lleva siempre en el corazón”.

REALISMO MÁGICO

La magia es sutil en ‘El bosque sabe tu nombre’. No temáis a los que no les guste el tema sobrenatural. Alaitz Leceaga ha sabido plasmar la cantidad exacta de toques mágicos en la historia. Los lectores que adoran la fantasía (como es en mi caso) agradecerán esos momentos que nos evaden de la realidad. Aquellos a los que no les interese el mundo fantástico, no lo dudéis, están tan integrados en la trama y de forma tan coherente que no afecta a la lectura.

“Existen distintos tipos de fantasmas. Algunos solo quieren compañía porque hace tiempo que olvidaron la sensación de estar vivos, por eso intentan llamar nuestra atención moviendo sillas o abriendo y cerrando la puerta. Pero otros fantasmas quieren algo más de los vivos. Venganza, por ejemplo. O perdón. Pero sospecho que eso usted ya lo sabe, puede que mejor que nadie.”

El libro está dividido en cuatro partes, los cuatro elementos de la naturaleza: fuego, agua, viento y tierra, y en cada una de estas partes, uno de estos elementos cobra una mayor relevancia en la trama. Como también ocurre con la presencia de un lobo acechante persiguiendo a la protagonista. Y es que “algunas veces cazas al lobo… otras veces el lobo te caza a ti”. Y a mí esta novela me ha cazado.

 

María García

Título: El bosque sabe tu nombre
Autora: Alaitz Leceaga
Editorial: Ediciones B
Páginas: 626
Fecha de publicación: mayo 2018

Disponible en SomNegra

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.