El borrador – Carlos González Jiménez

el borrador

La primera novela publicada de un escritor es una prueba de fuego que le sitúa en el mapa literario actual. Más complicado aún si se hace de manera auto publicada. Carlos González Jiménez (Platja d’Aro, Girona, 1974) demuestra un gran talento en El borrador: una propuesta que ha conseguido reactivar muchas de mis emociones como lector; algunas de ellas yacían adormecidas.

Posiblemente no tenga mayor credibilidad que lo que pueda escribir un lector de toda la vida. Este vecino de Platja d’Aro se maneja con gran criterio a la hora de poner en negro sobre blanco un proyecto que le rondaba por la cabeza hacía ya un tiempo. Dice, el propio autor, que solo aspira a no aburrir a sus lectores; amigo Carlos, el entretenimiento es exagerado.

Este escritor novel catalán consigue cerrar una novela negra «degenerada». Una obra donde marida con gran acierto asuntos tan dispares como son la violencia, el amor, la soledad, el sexo, la bondad, la angustia, la rabia, la muerte… escapando de cualquier única etiqueta. Porque ya sabemos que, hoy por hoy, tenemos que categorizarlo y etiquetarlo todo. En El borrador impera la sordidez, gobernada esta por un guion muy acertado en el que destacan grandes diálogos; algunos se quedarán en la psique del lector durante una buena temporada.

la huella digital

Les quiero hacer unas preguntas: ¿Cuántas veces han maldecido al señor Facebook por intentar, sin éxito, eliminar su cuenta de una manera total y absoluta?; ¿Dónde van a parar las miles de fotografías que compartimos en RRSS?; ¿Gozamos de vida privada en este S. XXI? Casi con toda seguridad, un gran porcentaje de esas respuestas sean las mismas, y ¿qué sucede con esas RRSS cuando morimos? Para ello, Carlos González tiene varias respuestas, todas a cargo de una empresa: Erasit.

Los borradores son un mero eslabón de la cadena que resulta la empresa Erasit: una estructura piramidal construida con el propósito final de eliminar cualquier rastro digital de un cliente al fallecer. No solamente, el cliente, puede contratar ese servicio, sino también disponer de una caja de seguridad donde almacenar lo que se desee; un lugar donde guardar los secretos o tormentos inconfesados que, una vez muerto, son entregados a la persona indicada por el difunto.

Esta propuesta sobre el oficio del borrador da un juego monumental para abordar los múltiples claroscuros de los personajes, tanto del presente como del pasado. 

Estimado lector, le puede atraer en mayor o menor medida esta historia de Carlos. Déjenme decirles que a mí me parece muy original. Pero, reitero, no se queden solo con eso. El autor gerundense me ha hecho disfrutar de la lectura con una prosa fresca y dinámica. La narración nunca ha desistido en obligarme a estar conectado a esta novela.

El borrador

No es justo hablaros solo de Dimas o de María, o solo de Jonás, y así de los inconmensurables personajes que comprenden este libro. Un escrito narrado en tercera persona y dividido en once capítulos titulados como sus otros tantos protagonistas. En cada uno de los apartados percibiremos un matiz distinto, conoceremos múltiples intrahistorias que harán de la lectura un disfrute. Habrá momentos para todo y todos. El repertorio literario de Carlos demuestra un gran dominio en el ritmo y estilo que ejecuta en esta su ópera prima.
Y remato destacando un final sublime. De esos que te dejan satisfecho.

El borrador se ha publicado en la Editorial Círculo Rojo, un sello referente en España para todos aquellos autores que desean ver su obra publicada. Crean a este lector empedernido: denle una oportunidad a esta novela, no les va a defraudar.

 

Paco Atero

Título: El borrador
Autor: Carlos González Jiménez
Editorial: Círculo Rojo
Páginas: 278
Fecha de publicación: mayo 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario