El beso del ángel – Andrés Pascual

Como buen apasionado del vino que uno es, en cuanto leí la sinopsis de El beso del ángel de Andrés Pascual (Logroño, 1969) supe que debía de ser una de mis próximas lecturas. Una novela ambientada en la cuna de la denominación de origen Rioja y siendo el mundo del vino un actor principal, no la podía dejar escapar. Y no, aunque coincidamos en un apellido no muy común y más conocido por una importante lechera, no somos hermanos, ni primos ni tan siquiera tengo el placer de conocerlo. Habrá que remediarlo, Andrés.

Camino, una mujer que aún no ha encontrado su propio camino

Camino —la hija que desechó la oportunidad de trabajar con su padre en el restaurante con una estrella Michelín para dedicarse al periodismo en Bruselas, para demostrar su valía y no depender de nadie— vio como su futuro se desvanecía al recibir una llamada de su madre. Lucas, su querido hermano, había arruinado a la familia. Las deudas de su negocio inmobiliario se habían llevado por delante el restaurante de su padre, «Los Estorninos», al ser avalado por este. Y por si no fuera suficiente, su padre se quedó en estado vegetativo, encajado en una silla de ruedas. El único recuerdo de quien algún día fue, es la insignia en su pechera de la Academia Riojana de la Gastronomía.

Ahí está mi querido y escuálido padre, con esos ojos siempre tan abiertos que parecen estar pidiendo auxilio, perdido en el interior de una chaqueta de punto que odiaba cuando era algo más que un vegetal”.

Lucas, el hijo pródigo

Cuatro años de destierro familiar y el hijo pródigo vuelve a casa para suplicar ayuda a la familia que arruinó. Conchita, la matriarca, y Camino, la hermana que lo añora pero que por miedo a fallar a su madre no lo demuestra, rechazan su súplica: «Tienes que ayudarme a pararlo» es lo único que le dijo a su hermanísima antes de marcharse con la cola entre las piernas, como un perro al que acaban de patearle el trasero. Horas más tarde, una famosa instagrammer invitada a un evento en las bodegas más famosas de la región, y donde trabaja Lucas, será encontrada desollada en una de las habitaciones del hotel de las bodegas. Solo una bestia ha sido capaz de cometer una atrocidad así y todos los indicios apuntan a Lucas como el autor de los hechos.

Tiene un ojo abierto, como si hubiera sido obligada a observar lo que le estaban haciendo. El otro apenas se intuye entre la masa informe que emerge detrás de los cortes que le atraviesan el rostro, irreconocible, y el resto del cuerpo, desgarrado a tiras”.

Un thriller marcado por la sangre y el vino

El beso del ángel no lo tenía nada fácil después de la gran crítica recibida con la anterior novela de Andrés Pascual, A merced de un dios salvaje, pero ha conseguido estar a su altura o incluso superarla. En esta ocasión, su escritor ha conseguido crear un personaje en Camino que, si Andrés quiere, tendrá mucho recorrido. Porque lo vale, porque se lo merece. Una periodista detectivesca capaz de ir siempre un paso por delante de la policía para defender la inocencia de su hermano y, a la vez, dar grandes titulares en su periódico, poniendo de relieve la gran importancia de estos hoy en día en el mundo de la era digital y de las redes sociales.

Pascual nos brinda un thriller negro, negrísimo, donde el recurso narrativo de los cliffhanger al final de cada capítulo consigue que la lectura sea adictiva y trepidante. Personajes muy logrados, una trama absorbente y un escenario vinícola envidiable como es Logroño y sus alrededores, hace que, sumado a sus saltos en el tiempo durante la trama para llegar a entender la historia de nuestros protagonistas, tengamos ante nosotros una novela de muy buen ver que marida perfectamente con una copa de vino tinto Rioja. El único pero que le puedo poner es que, si el lector sabe leer entre líneas, intuirá el posible final con demasiada premura.

Tocayo de apellido, tenemos un vino pendiente.

Ricard Pascual


Título: El beso del ángel
Autor: Andrés Pascual
Editorial: Espasa
Publicación: mayo, 2020
Páginas: 400

2 Comentarios
  • Manuel Acosta
    Publicado a las 14:43h, 01 agosto Responder

    Muy acertada la reseña. El libro a la altura de lo que se espera de un thriller de marcado ritmo negro. Y de acuerdo en que aunque el final se intuye si estás atento no deja por eso de ser interesante y bien ejecutado. Me ha gustado mucho el personaje de Bugatti, de esos que te ponen en tu sitio cuando hace falta.

    • Ricard Pascual
      Publicado a las 09:50h, 02 agosto Responder

      Me alegro mucho que coincidamos Manuel. Gracias por el comentario 😉

Deja tu comentario