El agujero. Historia de un asesino – Beatriz de Vicente

El agujero. Historia de un asesino

Junio de 2020. El sello Sin Ficción de la editorial Alrevés publica la que es su sexta obra categorizada como True Crime, El agujero. Historia de un asesino, que firma Beatriz de Vicente (Madrid, 1968), criminóloga y abogada penalista, y que nos detalla el caso del primer monje Shaolin occidental —o así se hacía llamar él—, no solo desde una perspectiva de investigación, sino desde la teoría y el estudio teórico-académico, volviéndonos por momentos, sus alumnos. 

El maestro inseguro con máscara de gurú

Hay estudios que demuestran que las experiencias y vivencias que uno tiene de niño se reflejan después en la edad adulta. Quizás este caso sea un ejemplo de ello.

Juan Carlos Aguilar nació en 1965 y pasó su infancia bajo las enseñanzas de lucha oriental —demasiado dolorosas y humillantes— de su hermano mayor, su mentor y maestro, que ejercía un control absoluto sobre él.  Ese sometimiento y experiencia traumática en la vida para hacerle más fuerte, le convirtió en justo lo contrario: un ser débil y sin autoestima, necesitado de una máscara para convertirse en otra persona y así sobrevivir. Nació de esta manera su alter ego: Huang C. Aguilar, la persona que en 2013 asesinaría y descuartizaría a una mujer colombiana llamada Vera (nombre ficticio) y maltrataría con suma crueldad a Lorna (nombre ficticio también), que falleció días después ya en el hospital.

Lo interesante del caso no son los crímenes, que también, sino la dureza con la que sometió, no solo a ellas, sino a muchas más mujeres. Su obsesión por la dominación femenina y su conversión en Huang C., el maestro Shaolin, hicieron de él un narcisista y manipulador que hacía de las mujeres, muñecas que manejar a su antojo.

Las parafilias

Necrofilia, urofilia, coprofilia, somnofilia, sadismo o masoquismo son algunas de las parafilias que predominaban en Juan Carlos y que ponía en práctica con sus víctimas, junto a la humillación, dominio, martirio (les golpeaba los pechos hasta amoratarlos) y desmembramiento de sus cadáveres. Eran su fuente de placer y, posteriormente, también de estudio para los expertos en comportamiento sexual anómalo.

Juan Carlos era un pervertido supremacista incapaz de llegar al orgasmo realizando el coito y necesitaba convertir a su harén de mujeres vulnerables en sumisas concubinas que aceptaran sin objeción las propuestas de su «amo y maestro». Tal era la manipulación y poder que ejercía sobre ellas que, ni tan siquiera tras su detención, fueron capaces de denunciar las vejaciones a las que las sometía. Eran mujeres maltratadas venerando a un monstruo.

Entre el true crime y el ensayo

A diferencia del resto de obras de la colección Sin Ficción de la editorial Alrevés, casi todas publicadas por periodistas y reseñadas tanto en Negra y Mortal como en El taquígrafo por miembros del equipo, en esta ocasión tenemos un valor añadido: estamos delante de lo que, no solo es un true crime, sino que va más allá de una mera investigación policial al uso al darnos una lección, o varias, sobre criminología. Esto puede ser positivo si la persona que lo lee tiene conocimiento de términos jurídico-criminales; sin embargo, creo que una exposición tan detallada como la que hace Beatriz de Vicente puede resultar un tanto densa y tediosa si lo que se busca son los hechos, la práctica de las aberraciones que cometió Juan Carlos y no tanto un ensayo académico sobre sus características personales, manipuladoras y psicopáticas.

Leyendo El agujero. Historia de un asesino, he vuelto a las aulas de psicología, a los dossieres sobre psicopatología forense y a las clases sobre sexualidad, pero de una forma desgarradora, pues los crímenes que ejecutó Juan Carlos, o su alter ego Huang C. Aguilar, son demasiado perversos, abominables, y en ocasiones vomitivos, como para desgranarlos cuando alguien se inicia en el entendimiento de la mente humana, aun siendo algunas de todo menos eso: humanas.  

 

Alba R. Prieto

Título: El agujero. Historia de un asesino
Autora: Beatriz de Vicente
Editorial: Alrevés
Páginas: 384
Fecha de publicación: junio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario