El accionista mayoritario – Petros Márkaris

El accionista mayoritario – Petros Márkaris

El accionista mayoritario

Petros Márkaris (Estambul, 1937) nos mete de lleno en la Atenas postolímpica en ‘El accionista mayoritario’, la cuarta entrega del comisario griego más famoso: Kostas Jaritos.

La familia Jaritos

Hablar del comisario Jaritos es hablar de Adrianí, su mujer, de Katerina su hija y ,más recientemente, de Fanis, su futuro yerno. Y es que en Grecia, la familia es algo sagrado. Toda decisión importante se tomará en torno a una mesa, rodeado de toda la familia y acompañado de un buen plato de comida griega, a ser posible de elaboración casera.

En la visión de la Grecia que nos presenta Márkaris esto es así. La relación familiar de Jaritos con su mujer y su hija toma tanto peso como las investigaciones que el comisario lleve a cabo. Pero además, esta vez su hija es protagonista de una de las dos tramas que se nos presentan en ‘El accionista mayoritario’.

Unas vacaciones truncadas

Katerina se ha doctorado y qué mejor manera de celebrarlo que disfrutando de unas merecidas vacaciones con su novio Fanis. Juntos toman un barco destino a Creta. Pero la fatalidad, en forma de terroristas, decide hacer acto de presencia secuestrando el barco.

Este hecho pone patas arriba la vida de Jaritos y su mujer, Adrianí, que se desplazan hasta el lugar donde permanece anclado el barco, esperando la resolución del secuestro.

A los pocos días del secuestro, el comisario debe regresar a Atenas donde un asesinato le reclama. Un asesinato, y que ninguno de los altos mandos le quieren tener por allí, por ser parte implicada en el secuestro al ser su hija una de los rehenes.

Atenas y Grecia examinadas con lupa

Leer un libro de la serie del comisario Jaritos es meterte de lleno en los atascos de la ciudad, ver el punto de vista de los atenienses sobre temas como la inmigración y la delincuencia. Es darte cuenta del bache que atraviesa el país, que después de los dos meses de gloria que vivieron mientras duró la celebración de los Juegos Olímpicos de Atenas, cualquier rastro de ese éxito ha sido cubierto de nuevo por la suciedad y cualquier cosa de valor ha sido arrancada para revenderla, siendo todos los edificios creados para el evento ya una sombra de lo que fueron.

Otra cosa que te sorprende es la cultura griega, sus opiniones. Da la sensación de estar leyendo libros escritos hace décadas. En ‘El accionista mayoritario’, la homosexualidad es un tema con bastante relevancia y por cada una de sus páginas se respiran sentimientos homófobos que me dejan atónita. Eso sin mencionar la vergüenza que en algunos momentos pasa la familia Jaritos porque Katerina no solo haya decidido estudiar una carrera, sino además sacar un doctorado.

El estilo Markaris

Quizá esta serie de libros no sea una lectura para todo el mundo, sobre todo en un momento en el que estamos acostumbrados a thrillers con velocidad vertiginosa, con sangre por doquier y con detectives que son casi superhombres. Nuestro protagonista es un hombre de costumbres, que debe tomarse sus pastillas para el corazón y evitar impresiones fuertes.

Pero es mucho más, nos encontramos con un pedacito de Grecia con investigaciones que tienen siempre una carga de crítica social y política. Donde el pasado del país heleno está siempre presente. Donde las discusiones se arreglan con un plato de tomates rellenos. Y donde la solución se encuentra en el diccionario.

Eso, y mucho más, te encontrarás si decides sumergirte en el universo de Kostas Jaritos.

 

Marta Pérez

Título original: Βασικός μέτοχος
Título: El accionista mayoritario
Serie: Detective Kostas Jaritos 4
Autor: Petros Markaris
Traducción: Joaquim Gestí y Montserrat Franquesa
Editorial: Tusquets Editores
Páginas: 376
Fecha de publicación: enero 2008

No hay comentarios

Deja tu comentario