Donde siempre es medianoche – Luis Artigue

Donde siempre es medianoche – Luis Artigue

donde siempre es medianocheHilarante. Brillante. Original. ‘Donde siempre es medianoche’ de Luis Artigue (León, 1974), una crítica política y social camuflada magníficamente como novela negra, y mucho más.

Silenza, donde la noche es eterna

Silenza (Italia) sufre desde hace casi un año una oscuridad perpetua. Los días y las noches se confunden, y sus habitantes ya no recuerdan lo que era ver el sol brillar.

Al cobijo de esta oscuridad ha brotado una secta, los bebedores de sangre, liderados por un carismático y misterioso personaje del que apenas se tienen datos: Anticristo Superstar.

También allí, en Silenza, es donde se vio por última vez al premio Nobel de astrofísica, más concretamente en el atrio de su catedral. Desde entonces nadie ha sabido más de él. Solo mil y un rumores sobre su paradero corren de boca en boca por todo el mundo.

Y es allí, a Silenza, donde nuestro protagonista, “El Sabueso Informativo”, irá a documentar estos tres extraños sucesos. Un viaje que le llevará a encontrarse con su pasado, puesto que Silenza no es otra que su ciudad natal.

El Sabueso Informativo, al filo de la noticia

No puedo empezar de otra manera que hablando de su protagonista: “El Sabueso Informativo”, un detective informativo o un fotoperiodista bélico, como prefiráis. Nos encontramos con un personaje complejo y completo, un hipocondríaco neurótico, cuya relación más estable es la que mantiene con su psicoanalista (sí, por supuesto, es argentino, no podía ser de otra manera). Un psicoanalista disponible las 24 horas del día con quien mantiene terapia vía telefónica o vía webcam. Sus conversaciones son desternillantes, agudas e ingeniosas a más no poder.

De la mano de nuestro protagonista quedará patente una de las temáticas que podemos encontrar en la novela: la importancia de conseguir una imagen de todas aquellas desgracias que nos rodean. Los corresponsales bélicos se juegan la vida para ofrecer la foto más representativa de cada uno de los conflictos actuales. Una fotografía que nos hará remover un poco la conciencia mientras, sentados en nuestro sofá, nos conmovemos durante el segundo que dura la emisión de dicha fotografía y seguimos adelante con nuestra vida. Total, yo desde aquí no puedo hacer nada…

“Las armas de destrucción masiva se dejan caer sobre un mapa. Así no vemos los ojos de las víctimas. Todo resulta higiénico, científico, perfecto.”

El contrapunto femenino lo pone Elisabeta, una mujer de armas tomar, científica, inteligente y cómo no, guapísima. Elisabeta dotará a la historia de una espiritualidad que ella ha logrado con el paso del tiempo, de la experiencia. Porque sí, la espiritualidad o mejor dicho, la importancia de la misma en la humanidad es también un argumento de peso en la propuesta que nos hace Artigue.

¿Novela negra, distopía, terror gótico?

Hoy en día, nos gusta catalogarlo todo, que todo lleve su etiqueta para ocupar su correspondiente lugar, pero hay veces que algo se sale de lo normal, con lo cual deberíamos darle el adjetivo de extraordinario. Y esto es lo que nos pasa con ‘Donde siempre es medianoche’. Nos encontramos con una base de novela negra, pero esa oscuridad que la envuelve, esos escenarios que se nos presentan, hacen que en más de una ocasión evoquemos un cuento de terror gótico. Pero también encontramos humor, mucho humor, con diálogos esperpénticos y situaciones rocambolescas que en más de una ocasión nos harán soltar unas risas.

Además, no hay que olvidar que sobre todo esto subyace una crítica social, donde la noche ha ganado la batalla al día, tomando un cierto aire de distopía.

Silenza, ese lugar que se ha sumido en las tinieblas, en el que sus habitantes no encuentran la luz. Es una ciudad italiana, pero bien podría ser cualquier ciudad de nuestra España, de esas que no ven la salida de una crisis que les agobia y ahoga. Una crisis que los políticos prometen que está casi resuelta, y sin embargo los ciudadanos de a pie, siguen sintiendo en cada una de sus actividades cotidianas.

Y ya es sabido que, en tiempos de crisis, la democracia se torna casi una dictadura y las leyes se hacen cumplir a golpe de pistola y aquí, no podía ser de otra manera.

«La noche ha traído a la ciudad no sólo el misticismo de los iluminados sino también la criminalidad y sociopatía de estado.»

No he podido quitarme de la cabeza, durante toda su lectura, la imagen de las estupendas novelas con que nos deleitó Raymond Chandler,  que se llevaron a la gran pantalla protagonizadas por Humphrey Bogart y Lauren Bacall, y así, con esos dos rostros, he imaginado a Sabueso y Elisabeta. Pero con el toque del humor loco e histriónico que le habrían dado Terry Pratchett y Christopher Moore.

Y después de esto, ¿dónde encaja esta novela de Luis Artigue? Aunque mi opinión es que ¿acaso importa si pertenece a uno u otro género?

El escritor y su novela

El escritor leonés ha firmado con esta un total de cinco novelas y varios poemarios, habiendo ganado en 2013 el Premio Miguel Delibes a la novela del año con ‘Club la Sorbona’.

También podemos encontrar artículos y críticas del escritor leonés en el taquígrafo.com, donde colabora de forma habitual.

‘Donde siempre es medianoche’ es una de las nominadas este año al Premio Celsius, cuyo fallo tendrá lugar durante la celebración de la Semana Negra de Gijón 2019.

La edición que he tenido el placer de leer corre a cargo de la editorial Pez de Plata, que incluye unas magníficas ilustraciones de Enrique Oria (Santander, 1988).

Una pequeña obra de arte que te hará disfrutar y pensar a partes iguales.

 

Marta Pérez

Título: Donde siempre es medianoche
Autor: Luis Artigue
Editorial: Pez de Plata
Páginas: 296
Fecha de publicación: febrero 2018

No hay comentarios

Deja tu comentario