Días de ira, noches de pasión – Nieves Hidalgo

dias de ira noches de pasion

Nos despedimos de la trilogía Un romance en Londres con ‘Días de ira, noches de pasión’. Nieves Hidalgo (Madrid) pone la guinda a esta saga romántica en la que el amor tendrá que abrirse paso, de nuevo, a numerosos obstáculos, siempre a través de la sensibilidad más característica de la autora.

LANCASHIRE

La novela, al igual que las otras entregas ‘Rivales de día, amantes de noche’ y ‘Ódiame de día, ámame de noche’, transcurre en plenas guerras napoleónicas en Gran Bretaña. Kenneth Baker, vizconde de Maveric, barón de Sheringham y futuro conde de Lancashire, decide unirse a las filas y luchar con orgullo contra los franceses, voluntad no avalada por su abuelo, el actual conde Julius Baker. En su última noche antes de partir y sin planearlo, un encuentro amoroso con una joven desconocida al amparo de la oscuridad se le grabará en la memoria irremediablemente.

Varios meses después, mientras paseaba por la orilla del Támesis, Julius Baker encuentra a una muchacha, de nombre Sabrina, en una situación desesperada y sospecha que tiene intenciones de dejar este mundo. El anciano no duda en tomarla bajo su protección, cambiando la vida de ella y de los habitantes de la mansión de Lancashire. Ofreciendo sus servicios como ama de llaves y gobernanta de la casa, Sabrina pronto se gana el corazón de todos.

SECRETOS, PREJUICIOS Y DESACUERDOS

Varios años después, el joven Ken vuelve de la guerra agotado y asqueado por los horrores a los que se enfrentó –estrés postraumático que llamarían hoy–. En una visita a su abuelo, se cruza en el camino con Sabrina. La relación entre ellos no puede empezar peor. Ella lo considera un engreído y maleducado, y él piensa que es una timadora que pretende arrebatarle parte de su patrimonio.

A esta situación de desconfianza entre ambos, hay que añadir el peso extra del secreto que Sabrina juró ocultar a toda costa. De ser desvelado, tendría que tomar medidas drásticas que alterarían la paz y el bienestar que por fin ha alcanzado después de una infancia para nada idílica.

EN LA SENCILLEZ ESTÁ LA MAGIA

La narración, con un estilo natural, pulcro y sugestivo, va dando saltos al pasado contándonos los aspectos relevantes que necesitamos conocer en ciertos momentos para la comprensión de la trama. La autora no se guarda grandes secretos para revelarlos al final y sentirte un poco engañado por ocultar esta información, como muchos otros. Sin embargo, no quita que te lleves más de una sorpresa por el devenir de los acontecimientos.

Los hechos de ‘Días de ira, noches de pasión’ suceden de forma paralela a los otros libros de la trilogía, añadiendo detalles extra de los eventos ocurridos en los otros dos, sin faltar los cameos de personajes anteriores, incluyendo una sutil mención a otra de las sagas más célebres de la escritora.

Como viene siendo la tónica en la pluma de Nieves, se va alternando el punto de vista de sus dos protagonistas, sabiendo en todo momento qué es lo que piensan y sienten. Al lector –que se encuentra en una posición privilegiada con una visión completa de todo lo que ocurre– le puede resultar divertido a la vez que frustrante ser testigos de las decisiones tomadas en algunas ocasiones por los actores de esta obra. 

No me voy a olvidar de un personajillo que se ha ganado mi corazón y el de todos los personajes de la novela. Es sorprendente que algo tan pequeño pueda aportar tanto a una historia. Este toque simpático y entrañable es un gran añadido, sin lugar a dudas.

MÁS QUE UN ROMANCE

Que Nieves Hidalgo se haya convertido en una de mis referentes en el género romántico es algo que queda patente, no lo voy a ocultar. No son solo las aventuras amorosas que nos brinda, es la crítica social a la aristocracia y burguesía de la época, las revueltas por mejoras en las condiciones de trabajo y los panfletos de Lili que ponen de manifiesto las dificultades de la clase más baja. Nuestra Lili, secundaria de lujo en el segundo volumen, ha contado con su propio relato corto publicado recientemente.

Siempre descubro alguna curiosidad en este tipo de libros. En el primero fue el carné de baile. En este ha sido la práctica de cubrir el suelo del salón de baile con tiza para evitar resbalones a la hora de danzar. Los artistas aprovechaban para pintar pequeñas obras maestras que los invitados admiraban antes de comenzar la fiesta.

La mención a Shakespeare y ‘La fierecilla domada’ me ha inundado de recuerdos. Precisamente esta fue la primera función de una comedia del bardo que vi en el mismísimo Globe. Son estos tenues detalles los que hacen de esta una lectura a recomendar.

 

María García

Título: Días de ira, noches de pasión
Autora: Nieves Hidalgo
Editorial: Vergara
Páginas: 331
Fecha de publicación: febrero 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.