Cuentos de miedo – Charles Dickens

Cuentos de miedo – Charles Dickens

Cuentos de miedoMuchos son los lectores que conocen al escritor Charles Dickens (Reino Unido, 1812 – 1870) y muy pocos son los que han leído su obra. Si usted es de los afortunados que todavía no se ha percatado de sus textos, es un privilegiado: leyendo esta reseña va curar su ignorancia y va a entrar en un mundo inexplorado donde la imagen preconcebida que se tiene del escritor se esfuma como el humo de las alcantarillas que describe en sus libros.

EL MIEDO SUGESTIVO COMO ARGUMENTO

Fantasmas en cámaras nupciales, fantasmas en habitaciones de señoritos, fantasmas navideños y abogados de fantasmas. Cuatro historias de fantasmas, la historia de un retratista, pactos con el diablo y hechizos. Sombras que bailan y niños con formas. ¿Quién dijo miedo?

Charles Dickens muestra su mejor esencia en todos y cada uno de los cuentos que ha seleccionado Alianza Editorial para crear el volumen titulado ‘Cuentos de Miedo’. Sin embargo, para disfrutar de su lectura es muy importante entender el contexto de la sociedad que retrata.

UN FRÍO DÍA DE INVIERNO

En una época colmada de incesantes cambios nacionales (muchos de ellos turbulentos), el escritor se adentra en la realidad retratando a un círculo de personas que se alejan de la burguesía inglesa. Los suburbios le plantan cara a la sociedad de alto copete cuando las prostitutas, los huérfanos y los vagabundos se apoderan de sus historias.

Su estilo dramático y emotivo en la redacción de sus textos es proporcional a la realidad del momento que está viviendo. En plena época victoriana, busca los diferentes ambientes que le ofrece la ciudad para poder retratar los contrastes que la envuelven. Es por eso que es importante diferenciar las tres etapas de su literatura.

SEÑOR, CONSÉRVAME LA MEMORIA

En el periodo inicial de escritura, Charles Dickens destaca por escribir relatos más cortos con alguna carencia en el argumento, como por ejemplo Oliver Twist o Canción de Navidad (ambos, a mi entender, de lectura obligatoria).

En la segunda fase se desmarca por ser un escritor más crítico. Sus novelas son más estudiadas y las tramas son más lentas; se ha dado cuenta de que con la literatura puede acercarse al pueblo y compartir con él los desencuentros de los que está siendo partícipe y escribe la historia David Copperfield o Casa desolada, entre otros.

Y en su última etapa, cuando la madurez lo está abandonando, destapará su parte más oscura con personajes más grotescos y excesivos, donde firmará Historia de dos ciudades y Grandes esperanzas. Es en este momento cuando empieza a divertirse escribiendo y sorprende relatando los sucesos fantasmagóricos de los que veníamos hablando anteriormente.

‘Para leer al anochecer’ es el relato que encabeza el volumen ‘Cuentos de miedo. De él nos seducirá el miedo sugestivo y la forma que tiene el escritor de jugar con el lector. (Un… ‘que cabrón’ salió de mi boca cuando lo acabé. Perdonadme, sabéis que soy muy inteligente pero muy mal hablada).

‘El guardavía’ es otro de los cuentos que, aunque es menos conocido, es excelente para tener pesadillas la noche que decidáis leerlo.  Aseguraos de que la tormenta no os vaya a dejar sin luz. O ‘El capitán Asesino’fantástico para analizar antes de embarcaros en un crucero que no haréis nunca.

EL GRIS ES UN COLOR MUY BONITO

Charles Dickens fue un escritor prolífico y admirado, incluso por una sociedad que, cuando lo lee, lo detesta. Sin embargo, la virtud del detalle está presente en cada uno de sus libros y copa las historias de una sensibilidad extrema. La presencia de la primera persona transforma los escenarios y, si tenemos la suerte de leerlo un día de gris bajo la calidez de un buen café y una manta caliente, las sensaciones se multiplican por mil nada más pasar la primera página.

Querido lector, hágame caso y márquese un baile rodeado de sombras. Verá que bien se lo pasa.

 

Lara Adell

Título: Cuentos de miedo
Autor: Charles Dickens
Traducción: Miguel Ángel Pérez Pérez
Editorial: Alianza Editorial
Páginas: 364
Fecha de publicación: junio 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario