Cómo robar un banco suizo – Andrea Fazioli

El atraco perfecto es complicado. «Un gran robo une y separa, cambia a las personas, arrolla la vida cotidiana». El escritor suizo Andrea Fazioli (Bellinzona, 1978) nos lo plantea en Cómo robar un banco suizo, la tercera novela de la serie protagonizada por el detective Elia Contini y la primera que se publica en nuestro país.

OPERACIÓN JUNKER BANK

Jean Salviati, un exvirtuoso del robo y la estafa ya retirado de su oficio, trabaja ahora como jardinero en la Provenza cuando se ve forzado a organizar y llevar a cabo un atraco para sacar de apuros a su hija Lina, una jugadora sin suerte que ha contraído deudas con gente muy turbia. Para tan insólita aventura, recurre a Elia Contini, del que lleva años sin saber nada y quien se verá obligado a romper el código moral que separa lo lícito del delito, y tendrá que desempeñar, por una vieja amistad, el papel de ladrón. Además, en este apasionante desafío contarán con un grupo bastante heterodoxo de colaboradores, mezcla de amateurismo y profesionalidad, entre los que hay una intersección de distintas motivaciones.

El botín serán diez millones de francos de dinero «delicado» que deberán robar en un movimiento que va a realizarse con discreción en Bellinzona, en una sucursal menor de un banco sin prejuicios: el Junker Bank.

UNA BANDA CRIMINAL DIFERENTE

Vamos a  encontrar una variopinta galería de personajes, todos dotados de un mínimo de vicios y ciertas cualidades, pero descritos sin mucho refinamiento ni tortuosidad psicológica, más o menos adheridos a modelos convencionales y altamente reconocibles. Así, tenemos diversos tipos de delincuentes: banqueros, matones, el indispensable hacker y hasta un ermitaño. Tan solo los dos protagonistas principales están perfilados con algo más de detalle y profundidad.

La naturaleza va a estar presente por la relación que tienen ambos con ella: el reflexivo Salviati a través de la jardinería, y Contini como cultivador de cactus, observador de zorros, y con sus conversaciones con el gato gris. El autor también va describiendo los diferentes escenarios en los que transcurre la acción, lo que nos permite situarnos en el Tesino, en sus ciudades, en el valle de Bavona, etc., mostrando su conocimiento de la zona; es en su ciudad natal donde ha ubicado el asalto.

¿SIEMPRE GANA LA BANCA?

Con un estilo sencillo y cuidado, Fazioli va desarrollando una trama lineal mediante planos temporales paralelos marcados por capítulos, según se sigan los movimientos de los diferentes personajes. Hay que destacar un cierto desequilibrio en las tres partes de la historia: la preparación del golpe, su realización y el epílogo con las complicaciones. La mayor parte del relato está dedicado a la organización y a las circunstancias previas al hurto. Esta disposición provoca una cierta desaceleración en el tramo central aunque, en la parte final, recupera algo de ritmo con algunos giros y  golpes de efecto.

Andrea Fazioli nos ofrece en Cómo robar un banco suizo una lectura amena y agradable, con ciertas dosis de intriga e ironía, pero sin ir mucho más allá de la trama policial. El cuadro y los pormenores están pintados en sus líneas principales sin penetrar en los meandros psicológicos de las personas involucradas, ni explotar el impacto que, un gesto tan potencialmente transgresor, podría tener en ellas

Victoria Velasco

Título original: Come Rapinare una Banca Svizzera
Título: Cómo robar un banco suizo
Serie: Detective Elia Contini 3
Autor: Andrea Fazioli
Traducción: Miguel Ros González
Editorial: Siruela
Páginas: 320
Fecha de publicación: octubre 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario