Celda de aislamiento – Albert Woodfox

celda de aislamiento

Ante nosotros tenemos la historia de la supervivencia de un hombre contra el sistema que dominó y domina gran parte del estado de Luisiana. Albert Woodfox (Luisiana, EE. UU., 1943) escribe su autobiografía en Celda de aislamiento, más de cuarenta años entre rejas de la manera más inhumana.

un mito entre mitos

Se me pone la piel de gallina intentando describir lo que este libro transmite al lector. No sería correcto decir que te deja sin palabras, pues mi propósito de interpretarlo aquí se quedaría en nada.
Albert Woodfox es un mito viviente. Como bien nos explica en parte de estas páginas, su inspiración en Malcom X y Nelson Mandela (entre otros) le ha colocado en uno de esos peldaños en los que emergen estos dos iconos de la libertad de la raza negra.  

celda de aislamiento

Celda de aislamiento es una obra en primera persona, un relato muy personal donde se nos va a encoger el corazón debido a las vejaciones, palizas, menosprecios, abusos, discriminación y demás improperios inenarrables que sufren muchos afroamericanos en las prisiones de Norteamérica. Un país cinematográfico que cuenta en sus miserias con el vergonzoso récord de tener el mayor número de presos por población de cualquier país en el mundo. Un sistema carcelario que es un gran negocio para las arcas del Estado.

Todo tiene un inicio, un principio, como lo tiene también Albert Woodfox. Nacido en el sur, allí en el meollo de la repudiada segregación racial, Woodfox tuvo una infancia deplorable viéndose, a una edad muy temprana, delinquiendo en las calles. Hijo de una madre coraje que estaba obligada a prostituirse para alimentar tanto a él como a sus hermanos, tenía marcado a fuego un porvenir que ni en sus peores pesadillas aparecía. Podríamos deducir que tuvo mala suerte, o que estuvo en el lugar equivocado en el momento equivocado, pero realmente su peor pecado —para ojos de los blancos— era haber nacido con la piel oscura. Su mayor verdad era que, durante el resto de su vida, tendría que vivir para sobrevivir.

A caballo entre las calles de Nueva Orleans y Carolina del Norte, Albert fue tentando a la suerte sin miedo a ningún peligro venidero. Un robo, un encubrimiento y una fuga a Nueva York acabó con la libertad de Woodfox, víctima del poder policial en su función de limpiar los libros: adjudicar delitos sin culpable a detenidos de raza negra, lo que se conoce como «encalomar el marrón a alguien». En la cárcel municipal de Houma (Nueva York) le dieron a elegir entre quedarse allí o el traslado a la Penitenciaría Estatal de Luisiana, conocida como Angola. Él sabía que todo hombre que pasaba por esa prisión era recibido como un héroe en su barrio, y no lo dudó. Eligió Angola. Un centro penitenciario que se gestionaba igual que una plantación esclavista de antes de la Guerra de Secesión.

los tres de angola

El Partido de Panteras Negras marcó un antes y un después en la vida de Albert Woodfox. El reo conoció dicho movimiento en la cárcel de Nueva York y adoptó la filosofía del partido a su regreso en Angola. Un partido que demandaba la libertad, que exigía el poder para decidir el destino de la Comunidad Negra. Igualdad de razas. Ese sentimiento fue como si dentro se le encendiera una luz en una habitación que no existía.
Esta fuerza se rendía ante un programa de 10 puntos capitales que todo miembro respetaba hasta la muerte.
Los actos de Albert en los motines de la cárcel neoyorquina fueron el detonante para ser calificado como un agitador.

inocentes

El 5 de mayo de 1972, Woodfox y su amigo Herman fueron acusados —junto con Chester Jackson y Gilbert Montegut— del asesinato de un guardia de la cárcel: Brent Miller, que murió tras recibir más de 30 puñaladas. Las autoridades del penal querían borrar cualquier rastro del Partido de las Panteras Negras y los cuatro presos fueron sentenciados siendo inocentes.

En ese momento se inician los más de cuarenta años de Albert Woodfox encerrado 23 horas al día en una celda de menos de seis metros cuadrados. Nuestro protagonista emprenderá una lucha contra el podrido sistema policial, judicial y penitenciario. La discriminación racial elevada al máximo exponente, relegando a este al lugar de un preso político.

Albert Woodfox, Herman Wallace y Robert King (también detenido veintiocho años por sus convicciones políticas) se convirtieron en los Tres de Angola: permanecieron unidos en las mismas batallas y los apalearon, los gasearon y los encerraron a los tres por igual.

“Siempre que creas que no puedes dar ni un paso más, el espíritu sigue adelante, aunque tú no quieras.”

fuente de inspiración

Podría seguir escribiendo y escribiendo sin cesar todo lo que esta autobiografía me ha enseñado, todo lo que me ha hecho sentir. Es una obra contada desde lo más profundo de un ser humano que fue tratado peor que un animal. Toda una vida robada siendo pisoteado como una cucaracha. Entre el 4 de enero y el 13 de febrero de 1969, Woodfox fue acusado de participar en una oleada de delitos muy violentos y se le acusó de 7 atracos a mano armada y 5 violaciones agravantes, cuya pena equivalente es de 3 condenas a muerte. Y era inocente. Eso fue lo que le llevó a prisión para no salir hasta 2016.

Es de justicia (mínima) leer a Albert Woodfox y conocer su historia. Esta es una epopeya con miles de anécdotas y enseñanzas donde podremos agarrarnos siempre que nos sintamos débiles. A él le salvaron los libros, el querer saber más y ayudar a los demás, el luchar por sus creencias. Su madre le inculcó desde muy pequeño que «un hombre no es nada sin su palabra», y Albert lo cumplió.

Más de cuarenta años en una celda de aislamiento y, cuando es libre, encuentra en las calles lo mismo que dejó: las vergüenzas históricas del ser humano y el racismo.
Sin ningún ánimo de ser hipócrita, puedo decir que me han faltado por saber muchas cosas. Este libro es demasiado políticamente correcto, por lo que intuyo que tiene bastantes tijeretazos. 

Léanlo y me cuentan. No se arrepentirán, les doy mi palabra.

 

Paco Atero

Título original: Solitary
Título: Celda de aislamiento
Autor: Albert Woodfox
Traducción: Alejandro Pradera
Editorial: Alianza Editorial
Páginas: 544
Fecha de publicación: septiembre 2020

2 Comentarios
  • Margarita Ardila
    Publicado a las 00:25h, 23 octubre Responder

    Hola, me pueden indicar, si el libro (Solitary) lo podemos encontrar con traducción al español. País Colombia

  • Paco Atero
    Publicado a las 21:17h, 23 octubre Responder

    Hola Margarita, esta es la traducción en español. Desconozco si lo tienes disponible a la venta en Colombia.
    Saludos.

Deja tu comentario