Café Jazz el Destripador – Luis Artigue

cafe jazzPrepárense para un viaje en el tiempo, lleno de bajas pasiones, de abstinencia y con ritmo, mucho ritmo. Luis Artigue (León, 1974) presenta su ‘Café Jazz el Destripador’, un biopic sobre la figura del gran trompetista Miles Davis, un genio encima del escenario, cuya ambición y egoísmo dominaban el resto de las facetas de su vida.

¡Bienvenidos a Harlem!

Harlem es el principal –que no único– escenario de esta historia, un Harlem repleto de clubes de jazz donde los negros hacían magia con sus instrumentos, consiguiendo que los blancos tocaran el cielo. Eso sí, un cielo en la que ambas razas estuvieran perfectamente separadas, pues una cosa es disfrutar de su música y otra mezclarse con ellos. Porque para los negros siempre había una puerta trasera que les dejaba bien claro cuál era su sitio. 

Y ahí es donde aterriza Miles, un muchacho que siempre ha vivido bien al amparo económico de su padre allá en St. Louis City. El joven músico llega para recibir clases de piano. Bueno, esa es la versión oficial, porque él tiene muy claro lo que busca, o mejor dicho, a quién busca y ese es Charlie “Bird” Parker, un portento del saxofón cuya gloriosa perfección ejecutando el nuevo ritmo llamado “bebop” es directamente proporcional a un carácter autodestructivo –o destructivo simplemente– porque todo aquel que a él se arrimaba acababa conociendo el infierno.

París, ciudad del amor

Al mismo tiempo que descubrimos la historia de Davis, viviremos otra cuya ubicación es el París de mediados del siglo XIX. Personajes reales como Charles Baudelair, Honoré de Balzac o Gustave Coubert se mezclarán con otros creados por el autor leonés. Así se irá tejiendo la vida de una muchacha, de quien no conoceremos el nombre, y cuyo pilar básico será el odio focalizado en una persona. Esto será lo que marque su vida.

Una vida que también tiene mucho de superación, de adaptación y de aceptación. 

Jazz, drogas y más jazz

Pero el principal protagonista de esta narración es el jazz y la idea de que las mejores obras, en cualquier disciplina artística, nacen al amparo del mal. La ambición desmesurada o el conseguir triunfar a toda costa hará que las decisiones de los protagonistas de esta historia antepongan la fama a los sentimientos y la creación al amor.

Y luego está la droga, esa maldita sustancia que hundía hasta los confines del averno a anónimos y estrellas. Todos ellos, cada vez más dependientes, más destruidos, se escondían tras las ponzoñosas dosis. Dosis que necesitaban para afrontar cada concierto, cada grabación y por la que eran capaces de vender a cualquiera.

‘Café Jazz el Destripador’ es una genialidad más de Luis Artigue, un escritor en cuya magnífica prosa las palabras fluyen sin tropiezos. Con un vocabulario exquisito que dota a sus textos de una gran musicalidad.

Las palabras de Artigue te envuelven de igual modo que lo hace ese sonido sutil de la trompeta de Davis. Rítmicamente, siguiendo el compás del piano y del bajo, irá desentrañando los recovecos de las dos tramas que tienen lugar en ‘Café Jazz el Destripador’.

Y a ritmo de jazz me despido, porque esta reseña está escrita mientras sonaba Kind of Blue, ese disco del que Luis no se cansa de hablar y cuyo descubrimiento le agradezco enormemente.

“En el escenario, Miles cierra los ojos y lo ve todo. Sus dedos fabrican música al dictado de la pureza, mientras su conciencia sufre una detracción”.

 

Marta Pérez

Título: Café Jazz el Destripador
Autor: Luis Artigue
Editorial: Editorial Pez de Plata
Páginas: 296
Fecha de publicación: febrero 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.