Balance 2020 de Hutxu

Balance 2020Menudo año para hacer balance. Aunque aquí estemos para hablar de libros, no podemos abstraernos a la realidad que nos rodea. Obviamente nuestras vidas han sido condicionadas por la pandemia pero también hemos tenido tiempo para la literatura. ¡Vamos con ello!

No podía comenzar mejor este 2020, por primera vez tuve ocasión de pasar un par de días por la BCNegra en compañía de la familia de Negra y Mortal. Asistí a la entrega del Premio Pepe Carvalho a Juan Madrid a quien pude entrevistar al día siguiente, ¡y yo con estos pelos! Vaya tela. Compartí cervezas, charlas y risas con la gente de Dirty Works que andaban por ahí con Bonnie Jo Campbell, no dejéis de leerla por favor. También hubo sarao nocturno con más cervezas y conversaciones con algunos de mis autores favoritos. Si a esto le sumas la ruta que Roser Ribas, mi detective favorita, me hizo por los lugares favoritos de Manuel Vázquez Montalbán, este fue un fin de semana perfecto.

Por delante tenía todo un año lleno de eventos y un montón de libros por leer.

De pronto llegó marzo y todo se vino abajo. Parafraseando a Ilegales, llegaron tiempos nuevos y salvajes en los cuales no sabíamos bien cómo actuar.

Soy de maleta ligera y para mí viajar es algo imprescindible. Me da igual la distancia o el destino, pero necesito mi dosis viajera anual. Una de mis mayores decepciones ha sido no poder volver a Calafell para celebrar por segundo año la jornada literaria de Negra y Mortal. Allí tendríamos que haber hecho entrega del Premio a la mejor novela negra tanto en castellano como en catalán. En castellano ganó Dócil de Aro Sáinz de la Maza y en catalán fue L’instant precís de Albert Gasull quien se alzó con el Premio. Una lástima pero no me cabe duda que en 2021 nos volveremos a encontrar con más ganas e ilusión.

Así que visto el panorama me refugié en la lectura para poder recorrer mundo sin miedo al virus y sin restricciones.
Aquí os dejo a la mayoría de los libros que me han permitido atravesar las cuatro paredes de mi casa y sentirme menos atrapado por las circunstancias. A ellos debo agradecer el mantener el ánimo alto y la cabeza despejada, por eso os los recomiendo encarecidamente.

Anduve planeando un robo de pata negra por Canillejas de la mano de Paco Gómez Escribano y su 5 Jotas. Recorrí la frontera hispano-portuguesa junto a Alberto Gil intentando huir de Las jaurías. Un puñado de jubilados sin escrúpulos casi terminan conmigo en Operación petanca de Ignacio Barroso. Repasar la corrupción política española con Alexis Ravelo y Un tío con una bolsa en la cabeza resultó de lo más interesante. Sufrí intensamente las consecuencias de una relación tóxica en El salto de la araña, Graziella Moreno ha sido uno de mis descubrimientos del año. Claro que pasear por esas calles desconocidas de París acompañando a Touré no fue moco de pavo, Jon Arretxe nos trae en Desconfía un hardboiled que no te deberías perder. Volver a Atenas para acompañar a Kostas Jaritos en sus pesquisas se está convirtiendo en una maravillosa rutina, La hora de los hipócritas es lo último de Petros Markaris. Claro que dar una vuelta por los Estados Unidos juntando pedazos de la obra de Don Winslow en Rotos tampoco estuvo nada mal. Pude rendir homenaje a todos aquellos que tuvieron el coraje de enfrentarse al fascismo a ambos lados de los Pirineos gracias al excelente cómic de Juanarete y David Tápia, Frontera de Ordesa. En un año tan extraño no podía faltar un terremoto, lo sufrí en La voz de la tierra de Alejandro Moreno. Terminaré este breve e incompleto repaso a mis lecturas en Los Ángeles, una ciudad que puede considerarse afortunada por tener a un tipo como Michael Connelly que inspira en ella sus historias, Fuego nocturno es la consolidación de la pareja Ballard-Bosch para alegría de sus miles de seguidores.

Esta es solo una pequeña selección sin otro criterio que mis recuerdos, faltan muchas que no pongo por no aburriros y otras que aguardan en la pila de pendientes. Mirando hacia atrás puedo considerar que al menos para el lector ha sido un buen año.
Brindo por un 2021 lleno de buenas historias. Nosotros estaremos aquí para intentando ser un escaparate digno para vosotros, estimados lectores. ¡Salud!

 

José Antonio Algarra

No hay comentarios

Deja tu comentario