Alba R. Prieto – Balance 2018

Alba R. Prieto – Balance 2018

Alba 2018

Hace escasos 8 meses, un 14 de abril de este año, me lanzaba a la aventura de crear una nueva cuenta de Instagram bajo el nombre de @novelanegra_nordica. Dos meses después, un tal Paco, de Negra y Mortal, me preguntaba si estaría interesada en colaborar en su blog aportando mis reseñas, dado que el puesto de especialista en novela nórdica estaba vacante.

¿Mi reacción? Imposible explicarlo en palabras. Que mi Instagram, creado con la única finalidad de servirme a mí como cajón desastre donde guardar lo que redactaba, pudiera llegar a alguien e interesar, era más de lo que podía esperar. Formar parte de un equipo de novela negra, era tocar el cielo con las manos.

Hoy, casi 7 meses después de mi intrusión en el grupo, el blog ha derivado en web, y la cuadrilla hemos evolucionado de tal forma que las reseñas se han convertido en críticas literarias, y donde antes se llegaba a un puñado de personas, hoy “ese puñado” ha ido creciendo con nosotros, acompañándonos en nuestra modesta evolución.

Resumir el año 2018 en lo más destacado, es hablar de novela negra, pero no de manera exclusiva, nórdica. Mi mente se ha abierto a otros géneros, especialmente italianos así como, cosa increíble para mí, españoles. He descubierto a Vichi y su Muerte en Florencia, a Manzini con 7.7.2007 y su siempre polémico Rocco Schiavone entre las calles de Roma y Aosta, o a Carlotto y su novela La caza del turista, persiguiendo a un psicópata por los canales de Venecia.

He buceado en la historia del ángel de la muerte de Auschwitz, con La desaparición de Josef Mengele, dejándome llevar por los recuerdos de una visita hecha hace 4 años al tristemente famoso campo de concentración nazi, y he descubierto la cruda realidad de una Corea del Norte totalitaria de la mano de Infiltrada, un libro no recomendable si tienes pensado hacer turismo por esos lares.

He aprendido que son dos números amigos y he hecho investigaciones tras percatarme de la existencia de una pequeña isla, Pitcairn y la historia de su motín, con Mireia Vancells y su Aritmètica de Crim. Me he permitido el lujo de jugar a Quién es Quién junto a Tiñena y su Joc d’identitats, teniendo que coger papel y lápiz para seguir sus misteriosas pistas o los cambios constantes de nombres de sus protagonistas. He trasladado mi mente al Bilbao de ahora pero con pintas de los 80, de Sagastiberri y su dúo policial, las ertzainas Itziar y Arantxa, en Un dios ciego.

Pero no puedo cerrar este resumen sin hablar de mis chicos, los nórdicos, y haciéndolo al final, como cual postre después de un manjar. 2018 me trajo nuevos autores y empecé a leer, o incluso releer, los inicios de famosas sagas nórdicas: al islandés Arni Thorarinsson con El tiempo de la bruja, un libro extraño donde los haya; al danés, Jussi Adler Olsen y La mujer que arañaban las paredes, en su inicio de la saga del Departamento Q; a Karim Fossum y El ojo de Eva, del Inspector Sejer, cuyo estilo literario se basa en la introspección y sus motivaciones psicológicas, o a la afamada Åsa Larsson con Aurora Boreal, regresando a Kiruna de la mano de la solitaria abogada Rebecka Martinsson, como eje fundamental.

Pero, gracias a la web, conocí, además, a Joaquim Zander, un sueco abogado que crea novelas negras con toques, nada sutiles, de erotismo en sus palabras, llegando a sorprenderme por la lascivia subyacente que emanaban de sus letras, en El amigo.

Y como no, no puedo olvidarme de mi querido y siempre admirado, Jo Nesbø. Él me ha acompañado durante espacios de tiempo, aunque él siempre va conmigo a todas partes, incluso a su Oslo natal, haciendo que “Tras los pasos de Hole” sea el título de algo que aún es un folio en blanco, aunque en mi cabeza vaya dándole forma. Nesbø me ilustró, con Macbeth, la comparativa entre él y Shakespeare, y con El heredero, volví a las calles de una ciudad imaginaria de la mano de Sonny, hermano casi gemelo de Hole. Él siempre vuelve. Y volverá en 2019.

Además de grandes descubrimientos a nivel de escritores, este 2018 me ha permitido conocer a algunos de manera personal, como Mireia Vancells y Javier Sagastiberri, ambos dedicándonos sus ejemplares a todo el equipo de la web y he podido, además, estar en el festival de Cubelles Noir que se celebra cada año en la población catalana y cuyo comisario forma parte de este grupo, Xavier Borrell.

Aquí son todos los que están, pero no están todos los que son. Hay muchos más y vendrán otros de igual importancia, pero lo principal es no cerrar las puertas a nuevas ideas, nuevas lecturas y personajes que descubrir.

No me queda más que decir Gracias por este 2018 a todos los del equipo, al Jefe por hacer realidad los sueños de algunos o algunas y, especialmente, a todos los que nos siguen, ya sea en RRSS o en la web. Esto era algo pequeño para nosotros, especialmente para mí, que se ha convertido en algo grande para todos. Alguien dijo que no existen las puertas a otras dimensiones. Quizás aún no haya descubierto la magia de la lectura.

 

Alba R. Prieto

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar